El agro argentino termina su tregua

Las organizaciones rurales anunciaron el fin de su pacto con el gobierno de Cristina Fernández; anunciaron que reanudarán la movilización aunque sin cortes ni desabastecimientos.
BUENOS AIRES (AP) -

Las principales entidades rurales de Argentina anunciaron el fin de la tregua de 30 días que habían dispuesto para retomar el diálogo con el gobierno y advirtieron que volverán a manifestarse en las rutas de todo el país.

''Marcamos el final de la tregua. Empezaremos un proceso de movilización gradual, sin cortes y sin desabastecimiento'', dijo el jueves en rueda de prensa Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria Argentina.

El centro de la discrepancia es el nuevo sistema de gravámenes a las exportaciones de soja y girasol, que ya desencadenó una huelga de 21 días que incluyó cientos de cortes de rutas en todo el país y provocó falta de alimentos en las principales ciudades.

Desde que funcionarios y productores retomaron las negociaciones, lograron acuerdos parciales sobre temas reclamados por el sector como la reapertura de las exportaciones de carne y trigo, pero no avanzaron sobre los gravámenes.

Un día antes de vencer formalmente la tregua, las entidades se reunieron por separado con sus afiliados para discutir los resultados obtenidos hasta ahora y resolver los pasos a seguir.

''Para nosotros la tregua terminó. Comienza una nueva etapa del plan de lucha'', explicó Mario Llambías, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

''A partir del día sábado estaremos en las rutas, pero sin cortes'', anunció.

De todas formas, las organizaciones coincidieron en que continuarán las negociaciones con el gobierno el próximo martes.

El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luciano Miguens, aseguró que el jefe de gabinete de ministros, Alberto Fernández -principal interlocutor entre el gobierno y el campo- prometió discutir y ver de qué manera modificar los gravámenes.

Los productores piden la anulación del nuevo régimen y aunque el gobierno descartó dar marcha atrás con la medida, admitió que aceptaría realizar algunas correcciones al nuevo esquema tributario.

El paro agropecuario de marzo marcó la primera crisis política del gobierno de la presidenta Cristina Fernández, que asumió el 10 de diciembre, y derivó la semana pasada en la renuncia del ministro de Economía Martín Lousteau, quien había fijado el nuevo régimen de tributos. Fue reemplazado por Carlos Fernández, hombre cercano al ex presidente Néstor Kirchner.

Las exportaciones agroindustriales son la principal fuente de divisas del país.

Ahora ve
No te pierdas