Toronto marcha a favor de la marihuana

Miles de personas se manifestaron para celebrar la cultura cannabis y pedir su legalización; la Marcha Mundial por la Marihuana, programada en 200 ciudades de todo el mundo, cumple ya 10 a
El punto de inicio de la marcha fue en Queen's Park, sede de  (Foto: )

Miles de defensores de la marihuana marcharon por el centro de Toronto el sábado, algunos fumando la droga abiertamente, en el marco de una convocatoria coordinada a nivel mundial para celebrar la cultura cannabis y pedir su legalización.

La policía permitió a los manifestantes -que en su mayoría eran desde adolescentes hasta treintañeros- encender sus cigarrillos de marihuana mientras paseaban por la comercial calle Bloor de Toronto, gritando lemas como "legalicen la hierba", mientras otras personas que pasaban en auto tocaban bocina a modo de aprobación.

La Marcha Mundial por la Marihuana, programada en 200 ciudades en todo el mundo el sábado, con Toronto como sede del evento principal, cumple su décima edición.

El evento ha cobrado popularidad en Toronto en los últimos años porque el tema de la legalización de la marihuana se convirtió en un problema político.

El anterior Gobierno liberal de Canadá intentó despenalizar la marihuana, pero el subsiguiente Gobierno conservador archivó la ley cuando asumió en el 2006.

La marihuana no es legal en Canadá, pero las leyes relacionadas a la droga son generalmente más flexibles que las de Estados Unidos. El Gobierno federal administra un programa de marihuana medicinal para los pacientes que demuestran necesitarla.

El acto buscaba ser más una celebración y un evento para compartir información que una protesta, dijo su organizador, de 36 años, quien se identificó apenas como "The Gerbz" y apagó su cigarrillo de marihuana antes de sentarse a dar una entrevista.

"Se trata de juntarse para generar consciencia y romper con los estereotipos y estigmas que los elementos políticos y la prensa han perpetuado durante los últimos 70 años desde 'Reefer Madness'", dijo, en referencia a la película de propaganda de los años '30 en la que la marihuana convertía a adolescentes en maníacos homicidas.

En el punto de inicio de la marcha, en Queen's Park, sede de la legislatura provincial, el ambiente se parecía más a un festival de música que a una manifestación política.

El humo de marihuana inundaba el área donde defensores de la droga se juntaban en pequeños grupos en el suelo, muchos con pipas elaboradas, mientras una banda en vivo tocaba música rock con aire de reggae.

Vendedores ambulantes ofrecían ropa con la planta cannabis y pipas, mientras otros presumían sobre el valor de la marihuana con fines medicinales.

La presencia policial fue apenas notoria. Los pocos oficiales presentes en el parque parecían más atentos al tránsito que a la masa de gente que, aunque ruidosa, caminaba pacíficamente.

"Los vamos a dejar fumar si quieren", dijo un policía sonriendo y encogiendo los hombros.

"La ciudad les dio permiso."

Ahora ve
No te pierdas