Obama y Clinton dividen encuestas

Un sondeo de USA Today/Gallup mostró a Hillary con una ventaja de 51 contra 44%; CBS News/New York Times dicen que el senador de Illinois abarca el 50% de las preferencias.
Barack obtuvo el apoyo de más delegados que Hillary en las e  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

El aspirante presidencial demócrata Barack Obama se medirá en las primarias de Carolina del Norte e Indiana esta semana, en dos votaciones que ayudarán a determinar si sobrevive a una mala racha en su carrera por la Casa Blanca y si puede finalmente vencer a Hillary Clinton.

Estrategas demócratas creen que el senador por Illinois, ha superado el peor mes de su campaña de la mejor manera que podía esperarse, dada la atención que provocó la retórica racial de su ex pastor y sus propios comentarios sobre los estadounidenses de los pequeños pueblos, a quienes calificó de rencorosos y aferrados a las armas y la religión.

"Ha sufrido un verdadero golpe, no hay dudas de eso", dijo el estratega demócrata Jim Duffy. "Pero parece estar enderezándose".

El mayor impacto que sufrió fue el de la gira de su tradicional predicador, el reverendo Jeremiah Wright.

Sin embargo de acuerdo a una encuesta publicada por USA Today/Gallup el día de hoy, mostró a Hillary Clinton aventajando a Obama por 51 contra 44% a nivel nacional entre votantes demócratas e independientes con tendencias demócratas.

En contraste, la encuesta de CBS News/New York Times difundida el domingo mostró al senador de Illinois aventajando a Clinton por 50 contra 38% entre los votantes demócratas, y precisó que el 60% aprobaba la manera en que Obama manejó el furor por los comentarios públicos del ministro Wrigh.

El golpe a la imagen de Obama provocó una caída de sus números en los sondeos nacionales. Una encuesta del Centro de Investigación Pew la semana pasada dijo que su ventaja de 10 puntos sobre Clinton había disminuido a una diferencia de entre el 45 y el 47%.

Todo esto ha dado a la senadora por Nueva York, razones para creer que puede superar la pequeña ventaja que le lleva Obama en el número de delegados, quienes determinarán cuál de los dos demócratas enfrentará al aspirante republicano John McCain en las elecciones de noviembre.

La estratega demócrata Liz Chadderdon dijo que Clinton tiene opciones acotadas, por lo cual su estrategia es simplemente esperar sin hacer nada y confiar en que Obama enfrentará un nuevo problema que alimentará su argumento de que es la demócrata más elegible.

"Espera el arrepentimiento del comprador", dijo Chadderdon. "Está desesperada por el gran error, y esto es lo interesante: aún no ha ocurrido".

El martes, Obama tendrá la oportunidad de silenciar las críticas en Carolina del Norte e Indiana.

Muchos analistas pronostican un resultado dividido, él ganando Carolina del Norte y ella Indiana. Eso significaría que la interna demócrata más larga de la historia continúa, pero que Obama sigue posicionado para obtener la candidatura.

Una doble victoria para Obama sería aún más tranquilizadora para los superdelegados del partido, que pueden votar por el candidato que quieran en la convención demócrata de agosto.

Pero el resultado contrario, un triunfo de Clinton en ambos estados, confundiría más el panorama y daría a sus seguidores más razones para discutir a los superdelegados que ella es la mejor candidata para enfrentar a McCain.

El demócrata Doug Schoen, que trabajó en la Casa Blanca con el presidente Bill Clinton, dijo que había tanta incertidumbre alrededor de Obama que se resistía a predecir cómo iba a terminar la interna.

"Creo que aún hay una tormenta", dijo Schoen. "No sabremos hasta el martes si la tormenta ha pasado o si Barack aún está atrapado en el temporal".

Obama reconoció en Indianápolis que el desliz de Wright había sido contraproducente para su campaña, pero que no sabía hasta qué punto. "No puedo decir cómo va a ser el desenlace", dijo Schoen.

Sus palabras dieron la sensación de que no confía en que la lucha demócrata termine pronto.

Ahora ve
No te pierdas