Chile mantiene alerta por volcán

La presidenta Michelle Bachelet convocó a un comité de emergencia ante la actividad volcánica; las poblaciones cercanas al volcán Chaitén fueron evacuadas luego de la expulsión de lava.
Los habitantes fueron evacuados en buques ya que la ubicació  (Foto: )
CHAITÉN, Chile (CNN) -

El volcán Chaitén, en el sur de Chile, expulsó material incandescente y emanó lava en su cráter al intensificar su actividad eruptiva, que se había limitado desde hace cuatro días a enormes columnas de cenizas que han causado estragos en la cercanía.

Ante esta situación, el Gobierno dispuso en las primeras horas del martes la evacuación total inmediata de Chaitén, un pueblo ubicado a sólo 10 kilómetros del volcán y que es conocido por sus bellos paisajes naturales y por ser destino de los amantes del turismo de aventura.

Ahora el pintoresco poblado parece un pueblo fantasma, donde caballos, perros y gallinas abandonados deambulan por sus calles llenas de cenizas en medio de fuertes ruidos subterráneos y frecuentes explosiones provenientes del volcán, a unos 1,300 kilómetros al sur de Santiago.

"Hemos dispuesto una evacuación de un radio de 50 kilómetros alrededor del volcán Chaitén", dijo a periodistas el ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, al término de un comité de emergencia convocado por la presidenta Michelle Bachelet para evaluar la situación.

Además informó que el Gobierno brindará atención integral a las familias evacuadas y anunció que pronto se darán a conocer medidas de tipo económico para ayudarlas. Adelantó que a varias de ellas se les condonará sus deudas hipotecarias.

En Chaitén sólo ha quedado un pequeño contingente militar y periodistas. La mañana y parte de la tarde del martes fueron evacuados en buques de la Armada chilena casi la totalidad de pobladores hacia otras ciudades, como Puerto Montt, a más de 200 kilómetros al norte.

"Me da mucha desesperación haber dejado mi casa, mi mascota, mis animales y lo único que quiero es que termine todo esto. Tengo la esperanza de volver", dijo Carola Pérez, una ama de casa de 22 años, en un colegio que está siendo utilizado como albergue en la ciudad de Puerto Montt.

La enorme fumarola que emana del volcán de más de 1,000 metros de altura, que no registra historia reciente de erupción, puede ser vista desde Puerto Montt y la ceniza que ha expulsado en los últimos días ha alcanzado incluso a las localidades cordilleranas de Argentina, donde fueron suspendidas las clases y el transporte aéreo.

Según expertos, las cenizas incluso podrían llegar a la capital Buenos Aires.

Evacuacion por mar

La Armada dispuso cinco buques para el traslado de las personas que quedaban en Chaitén y el Gobierno llamó a quienes aún permanecen en el lugar bajo su propio riesgo a abandonarlo.

"Están corriendo un riesgo muy grande, debieran abandonar todos, no tengo información de que haya gente ahí, pero como la zona es extensa, los campos son bastante distantes, puede que haya gente todavía", dijo el ministro Pérez Yoma.

La única manera de llegar o abandonar Chaitén es por mar o aire, debido a su ubicación geográfica. Además, el poblado, que tiene como principal actividad al turismo, el comercio y la pesca, está rodeado de fiordos, islas y golfos.

El macizo empezó el viernes a expulsar cenizas y el fin de semana se dispuso la evacuación voluntaria en Chaitén y Futaleufú, un poblado de unos 1,500 habitantes, ubicado a unos 150 kilómetros al este del macizo y que es conocido también por ser un destino turístico.

La Onemi dijo que en esa localidad, afectada por caída de cenizas, prosigue el traslado de personas en buses hacia otras ciudades chilenas, pero a través de territorio argentino.

"Es probable que esta sea una de las erupciones más grandes de los últimos 75 años, aún no podemos confirmarlo pero tiene las características de una erupción grande", dijo Luis Lara, del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin).

Bachelet, quien permaneció en los días previos en la zona de Chaitén, dijo temprano que espera que la evolución del comportamiento del volcán "sea lo menos dañina posible".

En Chile, que tiene la segunda cadena volcánica más grande y de mayor actividad en el mundo después de Indonesia, hay más de 2.000 volcanes, de los cuales unos 500 han sido clasificados por expertos como potencialmente activos. De éstos, entre 50 y 60 poseen registro de erupciones.

Ahora ve
No te pierdas