Gobierno explica su reforma energética

Kessel dijo que no compromete la rectoría del Estado, que seguirá siendo de todos los mexicanos Reyes Heroles indicó que Pemex enfrenta una realidad de deterioro tecnológico y financiero.
Pemex aporta el 6.4% del PIB del país y de ahí la importanci
CIUDAD DE MÉXICO (Agencias) -

La secretaria de Energía, Georgina Kessel, sostuvo que la iniciativa del Ejecutivo federal de reforma energética no compromete la rectoría del Estado ni la renta petrolera, que es y seguirá siendo de todos los mexicanos.

Al hablar en el Senado de la República sobre la propuesta presidencial, Kessel señaló que no se reforma la Constitución, Pemex no se privatiza y ningún particular o empresa nacional o extranjera participará de la renta petrolera de México.

Por su parte, el director general de Pemex, Jesús Reyes Heroles afirmó que la empresa enfrenta una realidad de deterioro tecnológico y financiero, además de la falta de capacidad de sus recursos humanos para asimilar el uso de tecnología que le permita incursionar en aguas profundas.

Enfatizó que a Pemex se le ha condenado a ser una empresa rehén de la burocracia y la normatividad, enfatizó el funcionario en el marco del foro Fundamentación de Propuesta de Reforma Energética, que se desarrolla en el Senado de la República.

Kessel demandó aprobar la iniciativa para garantizar la seguridad energética, ya que la producción petrolera ha disminuido en 472 mil barriles diarios, que significa una pérdida anual de 150 mil millones de pesos, "siete veces el programa carretero 2008".

"Si no hacemos nada México enfrentará una severa crisis energética antes de acabar el próximo sexenio; esto es una amenaza real", aseveró la funcionaria federal.

Dijo que de aprobarse la reforma, el país garantizaría la seguridad energética, se mantendría o aumentaría la producción de crudo, gas y sus derivados, habría más ingresos para Pemex, el gobierno federal, estados y municipios, y se detonaría el desarrollo regional.

Advirtió que México tiene reservas probadas para 9.2 años, lo que es "una verdadera amenaza para el país", ya que 77% de la producción proviene de campos petroleros en declinación.

Además, México compra en el extranjero cuatro de cada 10 litros de las gasolinas que se consumen en el país, "y si no se hace nada, muy pronto la mitad del consumo será cubierto con importaciones".

Kessel subrayó que Pemex necesita cambiar, y señaló que el Congreso tiene la capacidad constitucional "para definir la explotación petrolera y las actividades que puedan realizar terceros en las ramas industriales petroleras".

Si el Legislativo dispone la posibilidad de que terceros participen en estas actividades, con pleno respeto a la Carta Magna, dicha participación sería constitucional, subrayó.

Sin embargo, insistió en que a ningún particular se le dará participación en la renta petrolera, ya que la iniciativa presidencial no contiene esquemas que la comprometan en favor de alguna empresa nacional o extranjera.

La secretaria de Energía también habló de los bonos ciudadanos, que son títulos de crédito que no otorgan derechos patrimoniales ni corporativos sobre Pemex, y se establecen disposiciones para evitar su concentración en unas cuantas manos.

Con la intervención de Kessel, la Cámara alta inició este jueves el debate nacional sobre la reforma energética, en el cual también participan el titular de Pemex, Jesús Reyes Heroles.

Exige Pemex expansión

Reyes Heroles destacó la importancia que tiene Pemex para la economía y las finanzas públicas del país, toda vez que actualmente -precisó- aporta 6.4% del Producto Interno Bruto (PIB).

El director general de la petrolera sostuvo que a la empresa le falta una estrategia de expansión, dado que la generación petrolera se rezagó desde 2004 y ahora se mantiene en tres millones de barriles diarios.

Acompañado de la secretaria de Energía, Georgina Kessell, así como de los directores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Alfredo Elías Ayub, y de Luz y Fuerza del Centro (LFC), Jorge Gutiérrez Vera, el director general de Pemex insistió en que la paraestatal ha mostrado una situación de estancamiento operativo.

En ese sentido, Jesús Reyes comentó que el rezago de producción se dio en crudo y en petrolíferos, que no han aumentado desde 1993.

Este escenario de rezago y deterioro se debe a que "falta una estrategia clara de expansión durante los últimos lustros", la
consecuencia es que Pemex se ha quedado atrás respecto a otras empresas petroleras, explicó.

Dicho rezago, abundó, abarca múltiples aspectos en la operación de Pemex pues se tiene documentado un pasivo de mantenimiento por 30 mil millones de pesos.

En tanto, la capacidad de generación de nuevos proyectos de la empresa mexicana se debilitó sustancialmente debido a que su operación está regulada por mecanismos que complican la planeación a largo plazo, anotó.

A este foro asistieron los presidentes de la Comisión de Energía del Senado, Francisco Labastida, y de la Cámara de Diputados, David Maldonado, así como el presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Francisco Salazar Diez de Sollano.

Ante legisladores de todos los partidos, Reyes Heroles insistió en que Pemex ha carecido de una estrategia efectiva de desarrollo de recursos humanos, aunque está en proceso de definición.  

Frente a este diagnóstico el funcionario dijo que Pemex enfrenta el desafío de aumentar a 100 por ciento la tasa de restitución de reservas, así como revertir las pérdidas de la subsidiaria Pemex Refinación.

El papel de la izquierda

Por otro lado, el coordinador de los senadores del PRD, Carlos Navarrete, dijo que su grupo buscará fortalecer la posición de su partido en el debate.

"Trataremos en los foros de ganar dentro de la Cámara de Diputados y el Senado el mayor consenso posible para rechazar la pretensión privatizadora del Gobierno", afirmó.

La izquierda buscará convencer en los foros a legisladores del PRI de rechazar la iniciativa, dijo Navarrete. Con el apoyo del PRI, el Gobierno lograría votos suficientes para avalar la reforma.

Aunque el PRI está de acuerdo en impulsar la reforma para inyectarle vitaminas a Pemex, prepara una contrapropuesta para sustituir el plan de invertir capital privado en refinación y ductos incluido en el proyecto del Gobierno.

Algunos parlamentarios del PRI además han dicho que un nuevo esquema de contratos de servicios para Pemex, propuesto por Calderón basado en incentivos por eficiencia a empresas privadas viola la Constitución.

"Creo que estamos haciendo esfuerzos serios, consistentes, para construir una reforma energética, incluso mejor que la que envió el Ejecutivo", dijo el senador Francisco Labastida, el principal negociador del PRI para la reforma.

"Creo que la reforma energética que salga va a tener diferencias de fondo con la que fue enviada", agregó.

Legisladores del PAN buscan que al término de los foros de debate se convoque a un periodo extraordinario de sesiones para votar la reforma.

Pero la izquierda -que no descarta tomar otra vez las tribunas del Congreso para frenar el proyecto- quiere que sea tratada en el periodo ordinario que inicia en septiembre.

"Nadie quedará satisfecho del todo, pero nadie resistirá la condena histórica de no hacer nada hoy", dijo Reyes Heroles, director general de Pemex.

Analistas dicen que si la reforma no es votada a más tardar en agosto, sería difícil hacerlo después debido a la interferencia que causarían las elecciones para renovar la Cámara de Diputados el próximo año.

Ahora ve
No te pierdas