En Cuba, un habano de más de 45 metros

Con este puro, José Castelar Cairo quieren ingresar al Guinness World Records; el cubano trabajó en su proyecto durante seis días con la ayuda de varios asistentes.

Los cubanos celebraron el viernes con música, baile y ron el probable regreso de un récord que consideran legítimamente suyo: el puro más largo del mundo.

Con poco más de 45 metros y 6 centímetros de diámetro, el habano se extendía como una larga serpiente de color marrón a lo largo de una habitación de la Fortaleza del Morro, el antiguo frente español con vista a la bahía de La Habana. 

Chris Stimpson, un diplomático británico que hizo la medición oficial, dijo que la información sería enviada al Guinness World Records de Londres para su confirmación.

"El mejor del mundo, ¿no?", dijo, sonriente, su torcedor, José Castelar Cairo, más conocido como Cueto. 

Después de trabajar en su proyecto durante seis días con la ayuda de varios asistentes, Cueto eclipsó el récord anterior de poco más de 41 metros alcanzado por Patricio Peña, de Puerto Rico.

La superación del récord fue recibida con orgullo por los cubanos, cuyos puros están considerados entre los mejores del mundo. 

"Es un honor para Cuba y me siento satisfecho de hacerlo para Cuba", dijo Cueto entre el alboroto de un grupo de cubanos que, felices, lo acompañaban bebiendo ron y cantando.

No es la primera vez que este torcedor, que aprendió a armar habanos cuando tenía 5 años, se empeña en hacer el puro más grande del mundo. Cueto había batido el récord en tres ocasiones anteriores. 

Su último intento no estuvo exento de drama. Hasta el jueves pasado Cueto había previsto torcer un puro de 30 metros de longitud, pensando que así alcanzaría el nuevo récord. 

Fue entonces cuando se enteró que el puertorriqueño Peña había registrado el año pasado uno de 41,2 metros de largo.

El veterano torcedor estuvo trabajando hasta las cinco de la madrugada para batir el récord, en un esfuerzo del que, admitió, haber salido "agotado".

Ahora ve
No te pierdas