La ONU reanuda ayuda a Myanmar

La organización realizará vuelos de asistencia en la región para llevar alimentos a damnificado en México, HSBC abrió la cuenta 4028955565, a nombre de la Cruz Roja para recibir donativos.
Nargis provocó la muerte de cerca de 23,000 personas y 42,11
RANGÚN (CNN) -

La agencia de alimentos de la ONU dijo que reanudará los vuelos de asistencia a Myanmar, fuertemente golpeado por un ciclón, pese a que el gobierno militar incautó envíos y que eso hubiese motivado una suspensión temporal de los embarques.

En México, el banco HSBC abrió una cuenta para ayudar a los damnificados por Nargis, las cual es 4028955565, a nombre de la Cruz Roja Mexicana.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas había detenido los vuelos tras la incautación de 38 toneladas de galletas con alto contenido energético en el aeropuerto de Rangún, aparentemente porque la Junta Militar está determinada a distribuirlos por su cuenta.

"El Programa Mundial de Alimentos ha decidido enviar mañana dos aviones de ayuda como estaba planeado, mientras continúan las discusiones con el Gobierno de Myanmar sobre la distribución de los alimentos que fueron enviados hoy, y no liberados a la PMA", dijo Nancy E. Roman, directora de comunicaciones del organismo, en un comunicado.

La cifra oficial de muertos permanece en los cerca de 23,000, con 42,119 personas desaparecidas, en el peor ciclón que golpea Asia desde 1991, cuando 143,000 personas fallecieron en Bangladesh.

La prensa estatal no ha actualizado la cifra de víctimas desde el martes, aunque expertos temen que la cantidad pueda aumentar hasta 100,000.

La agencia de la ONU había anunciado la suspensión de los vuelos de ayuda debido a la incautación de los alimentos, que estaba planeado que fueran cargados en camiones y transportados al inundado delta de Irrawaddy, donde la mayoría de las cerca de 1.5 millones de víctimas del ciclón Nargis necesita alimentos, agua y refugio.

"Deberían estar en camiones camino a las víctimas (...). Dichos alimentos están ahora sobre la pista, haciendo nada", declaró previamente Tony Banbury, director regional del Programa Mundial de Alimentos de la ONU al canal de televisión CNN.

Gobiernos de todo el mundo están presionando a los generales que lideran Myanmar para que abran las fronteras del país a asistencia desesperadamente necesaria y, el viernes, Alemania dijo que había aceptado una propuesta de Francia de utilizar el Consejo de Seguridad de la ONU.

Myanmar expresó a través de medios estatales su preferencia por aceptar "asistencia en dinero y especies", pero no trabajadores extranjeros, muchos de los cuales están esperando por visas en la capital de Tailandia, Bangkok.

Aviones cargados con alimentos y equipamiento de varios países asiáticos y dos vuelos con provisiones del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU aterrizaron en los últimos días en Rangún.

"Myanmar no está en este momento en posición de recibir equipos de rescate e información de países extranjeros", indicó un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores publicado en los medios estatales.

"Pero actualmente Myanmar está dando prioridad a recibir asistencia y distribuirla a las regiones golpeadas por la tormenta con sus propios recursos", agregó.

En otra señal de estancamiento entre los gobernantes militares y los países ansiosos por iniciar un importante operativo de asistencia internacional, el primer ministro de la vecina Tailandia canceló un viaje a Myanmar programado para este fin de semana.

"Luego de que dijeron hoy que no recibirían a personal extranjero, no tiene sentido para mí ir allí", expresó Samak Sundaravej, a quien Estados Unidos y Gran Bretaña habían exhortado para que intentara abrir las puertas.

Con agua salada arruinando molinos, depósitos de granos y campos de arroz, la tarea de ayuda por delante será enorme. Naciones Unidas estima que al menos 1,5 millones de personas de una población de 53 millones están "severamente afectados", con necesidades de alimentos y refugio.

Ahora ve
No te pierdas