La polémica persigue a Carlos Salinas

El ex presidente vuelve por sus fueros y acapara reflectores con el lanzamiento de su nuevo lib sus dardos van contra López Obrador, Fox y Zedillo. Para Felipe Calderón, sólo palabras de alie
Carlos Salinas de Gortari regresa con su nuevo libro: 'La Dé  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A pesar de haber dejado el poder hace casi 14 años, Carlos Salinas de Gortari sigue generando polémica en la vida pública nacional y provocando sentimientos encontrados en gran parte de la población del país.

Con la aparición de su nuevo libro “La Década Perdida”, el ex presidente se lanza en contra del populismo autoritario y sobre los gobiernos neoliberales, en clara referencia a sus principales rivales políticos: el izquierdista Andrés Manuel López Obrador y el ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León.

De estos personajes, sólo el tabasqueño ha respondido, al asegurar que el ex mandatario priista asesora al actual gobierno federal encabezado por el panista Felipe Calderón. El ex candidato presidencial del PRD también acusó a Salinas de ser uno de los artífices de la iniciativa energética que la próxima semana inicia su debate formal en el Senado.

Zedillo, que tras dejar la presidencia en 2000 se colocó como asesor de empresas, catedrático en Yale y consultor de Naciones Unidas, nunca ha respondido directamente a los múltiples señalamientos que Salinas ha hecho en su contra.

Culpas

Salinas señala en su libro que por culpa del “error de diciembre”, su sucesor se quedó sin el apoyo del Congreso para continuar con la segunda generación de reformas que él comenzó.

En una entrevista radiofónica del viernes, Salinas de Gortari dijo que su rompimiento con Zedillo inició en diciembre del 1994 y se debió a la crisis financiera, pues las decisiones que se tomaron en esos meses marcaron una diferencia clarísima.

“Yo he escuchado que dicen que la decisión del presidente Salinas dejó esa deuda monumental de tesobonos y no había manera de pagarlos. Pero la realidad es que sí, mi gobierno dejó un saldo de tesobonos de 15,000 millones de dólares, pero reservas internacionales por 16,000”, señaló.

Sobre los denominados tesobonos, instrumentos que emitía el gobierno para financiarse, el ex presidente dijo que la administración zedillista emitió un número desproporcionado, y al 31 de diciembre de 1994 tenían 30,000 millones de dólares de tesobonos con vencimientos de corto de plazo.

“Es eso lo que yo llamo que convirtieron un problema, en una crisis. El problema existía y yo lo he reconocido, pues sí tuvimos un año dificilísimo, pero no estábamos en crisis. La crisis la provocaron por esas decisiones que llevaron a la crisis financiera del país”, señaló.

Salinas vs Fox

La administración foxista tampoco se salvó de las críticas de Salinas. El polémico ex presidente asegura en su libro que Vicente Fox no hizo lo necesario para salvar a la economía mexicana durante la recesión que enfrentó Estados Unidos entre 2001 y 2002, ya que pudo haber utilizado el gasto público para compensar los efectos negativos, en vez de pagar al Fobaproa y beneficiar los sueldos burocráticos.

Salinas y Fox son viejos rivales desde que el panista compitiera por la gubernatura de su natal Guanajuato durante la época salinista (1988-1994). Fox asegura que él ganó la elección local, pero el gobierno federal le impidió llegar acceder al poder.

El ex canciller y actual rector de la Universidad de las Américas (UDLA), Luis Ernesto Derbez, salió en defensa de su ex jefe Vicente Fox, al señalar que durante la administración salinista muchos mexicanos perdieron su patrimonio.

Derbez dijo que Salinas carece de memoria, ya que las crisis que enfrentó el país se debieron por las malas decisiones de su administración y de Ernesto Zedillo.

El ex presidente critica en su libro los programas lanzados en los últimos 12 años para combatir la pobreza en México, pues asegura que Progresa y Oportunidades convierten a los pobres en objetos, que se quedan esperando pasivamente la ayuda del gobierno y no en sujetos del cambio.

Salinas lanzó durante su gestión el programa Solidaridad, criticado por expertos debido a sus fines corporativistas y de coacción del voto a favor del PRI. Zedillo mutó Solidaridad en Progresa, y Fox hizo lo propio hacia Oportunidades.

Mientras sus dardos van dirigidos a López Obrador, Fox y Zedillo, las únicas palabras de aliento de Salinas han tenido como destinatario el actual presidente Felipe Calderón.

En declaraciones a la prensa, Salinas de Gortari dijo que ve a Calderón como un “reformador” que le merece todo su apoyo, por lo que el futuro del país puede mejorar si logra los consensos necesarios para concretar las reformas.

Ahora ve
No te pierdas