EPR rechaza diálogo directo con gobierno

El grupo anunció su negativa a negociar con el Estado, a quien acusa de amenazas y represión; confió en que la negociación sea posible a través de la recién formada comisión de intermediaci
El EPR afirmó que el gobierno ha respondido con descalificac
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Ejército Popular Revolucionario (EPR) se negó a dialogar directamente con el gobierno federal, pero confío en que la negociación sea posible a través de la comisión de intermediación que se formó a propuesta del grupo.

El EPR da como razón de su negativa la actitud del gobierno, a quien acusa de responder con amenazas a los esfuerzos de acercamiento de la comisión.

“Del gobierno recibimos sólo la tentativa de diálogo que va condicionado con prepotencia y formateado con alevosía y ventaja; que enjuicia a priori; que esgrime amenazas apoyado en la superioridad del Estado

“No existen las condiciones de ningún tipo para sentarnos de frente porque atrás de ustedes se encuentra el (grupo de ultraderecha) Yunque, (el presidente de Colombia, Álvaro) Uribe, (el presidente de Estados Unidos, George) Bush y toda la maquinaria represiva”,  afirma un comunicado divulgado por el grupo guerrillero.

El gobierno del país había aceptado la propuesta de acercamiento del grupo rebelde y propuso un diálogo directo con los guerrilleros, condicionándolo al cese de los ataques por parte del grupo armado, lo cual fue rechazado por el EPR.

El grupo reconoció la importancia de la labor de la comisión de intermediación, en quien confiaron la posibilidad de un diálogo con el gobierno que ayude a encontrar a sus compañeros desaparecidos.

“Saludamos una vez más con optimismo a la comisión de intermediación porque con sus gestiones constituye un esfuerzo colectivo y una esperanza de aliento para varias familias de mexicanos que han quedado en la orfandad, viudas, privadas de sus seres queridos, en el desamparo afectivo y material a causa de la despreciable práctica de la detención-desaparición por motivos políticos”, indica.

El EPR afirmó que al solicitar la intervención de una comisión de intermediación formada por notables mexicanos, se buscaba hacer posible la búsqueda y los trámites necesarios para lograr la presentación con vida de sus compañeros y de los demás detenidos y desaparecidos.

 “A esta iniciativa política-civil de carácter humanitario el gobierno responde con amenazas, descalificaciones y estigmas para cerrar paso a la verdad histórica, a la cual sólo se podrá llegar a ella conociendo el paradero y tormento de los detenidos-desaparecidos, así como del conocimiento público de los responsables materiales e intelectuales”, señala.

El grupo armando se negó a un diálogo que someta su lucha y los incorpore a la estructura institucional del país.

“Ni diálogo, ni negociación que signifique la rendición incondicional y mucho menos que se abandone la lucha armada para tener una incorporación a la vida institucional, porque las bases sociales, así como las demandas populares y los conflictos sociales por los cuales se tomó la decisión de la vía armada no están resueltos”, dice el texto.

El EPR realizó entre julio y septiembre de 2007 ataques a ductos de petróleo de Pemex, en demanda de la aparición de dos de sus integrantes, Gabriel Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya.

Ahora ve
No te pierdas