EU entrega ayuda a Myanmar

El primer vuelo del ejército estadounidense aterrizó este lunes con víveres para los damnificad autoridades temen que el número de víctimas se eleve a 100,000 en los próximos días.
Miles de personas se vieron afectados por al paso de Nargis
RANGÚN (CNN) -

Un primer vuelo del ejército estadounidense con suministros de ayuda aterrizó este lunes en Myanmar, pero las provisiones seguían entrando lentamente nueve días después del paso de un devastador ciclón.

Un avión de transporte militar C-130 despegó de la base aérea U-Tapao de la época de la Guerra de Vietnam, en Tailandia, con 12,700 litros de agua, mosquiteros y mantas. Funcionarios de ayuda humanitaria estadounidenses dijeron que esperaban que fuera el primero de muchos vuelos a la ex Birmania, gobernada por una Junta Militar.

En el aeropuerto de Rangún el comandante en jefe de la Fuerza Naval de la junta, Soe Thein, recibió al avión y prometió entregar los suministros "lo más rápido posible" a la región afectada por el ciclón, dijo un funcionario de la embajada estadounidense en esa ciudad.

"Este es un momento de necesidad para Birmania y la necesidad es urgente", dijo Henrietta Fore, administradora de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos, antes de abordar al avión con una delegación tailandesa-estadounidense.

El almirante Timothy Keating, director del Comando Pacífico de Estados Unidos, había dicho antes del despegue que iba a instar a la Junta a permitir una "larga y continua serie de vuelos" con suministros.

"Nos limita sólo el permiso de las autoridades de Birmania", dijo Keating en la base aérea tailandesa.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) está entregando comida de emergencia en el delta del río Irrawady, destruido por el ciclón a un ritmo menor del que necesitan los 1.5 millones de sobrevivientes de la tormenta, dijeron funcionarios.

"Creemos que necesitamos llevar 375 toneladas de comida por día a las áreas afectadas. Estamos llevando menos de un 20% de esa cifra", dijo el portavoz del PMA, Marcus Prior, en la capital tailandesa.

Médicos Sin Fronteras dijo que iban a llegar desde Europa tres aviones de carga con materiales médicos y otros suministros.

"Más de una semana después del desastre, a pesar del envío de tres aviones de carga y algunas señales positivas, ha sido muy difícil proveer suministros de primera necesidad a la damnificada población de Myanmar", dijo MSF en un comunicado.

"En las áreas donde hemos estado, no hemos visto la entrega de ningún tipo de ayuda, por eso la cantidad que ha llegado a la gente en las áreas donde estamos ha sido mínima", dijo MSF.

MSF ya tenía una gran presencia en Myanmar antes del ciclón. Las agencias de ayuda humanitaria que no estaban presentes enfrentan aún mayores dificultades.

El aislado Gobierno militar de Myanmar está aceptando ayuda del mundo exterior, incluida la ONU, pero no permitirá la entrada de los equipos extranjeros de logística que intentan desde Bangkok obtener visados de la embajada de Myanmar.

La ONU dijo que su máximo representante en Myanmar había volado a Naypyidaw, la nueva capital de los generales, el lunes para entregar en persona una lista de 60 miembros de la ONU y de agencias de ayuda humanitaria "críticos".

A pesar de esto, funcionarios de la ONU dijeron que ninguno de sus miembros en Bangkok había recibido visados el lunes. También informaron que el personal extranjero que está dentro del país no puede irse de Rangún.

Más de una semana después del ciclón, aún hay incertidumbre sobre la magnitud de la catástrofe.

La agencia humanitaria de la ONU dijo en una nueva evaluación el domingo que entre 1.2 millones y 1.9 millones de personas estaban luchando por sobrevivir tras el paso de la tormenta.

Agregó que la cifra de muertos podía llegar a 100,000 y que "cuestiones ambientales graves" amenazaban la vida y la salud de muchas personas.

El domingo, Myanmar elevó el número de muertos a 28,458 y el de desaparecidos a 33,416 desde la tormenta, que ocurrió entre la noche del 2 y la mañana del 3 de mayo.

La mayoría de las víctimas murió por la ola de 3.5 metros que sacudió al delta junto con los vientos del ciclón de Categoría 4, de 190 kilómetros por hora.

El ciclón afectó un área donde vive casi la mitad de los 53 millones de habitantes del país y casi 5,000 kilómetros cuadrados de tierra aún permanecen bajo el agua.

Naciones Unidas lanzó el lunes en Bangkok un pedido urgente de 187 millones de dólares para ayudar a un mínimo de 1.5 millones de personas por al menos tres meses. El PMA está buscando 56 millones de dólares para proveer raciones de comida para 630,000 personas durante seis meses.

Los damnificados, que son más de un millón, no tienen comida, agua ni servicios sanitarios, corren riesgos por enfermedades como el cólera y se enfrentan a un pronóstico de lluvias fuertes para esta semana sobre el delta.

Tres embarcaciones estadounidenses se dirigen hacia Myanmar y se prevé que un buque de guerra de Francia llegue al país a fines de esta semana con 1,500 toneladas de arroz.

Ahora ve
No te pierdas