Explosiones en India dejan 60 muertos

La ciudad occidental india de Jaipur sufrió la explosión de siete bombas, informó el gobierno; hasta el momento ningún grupo se ha adjudicado la responsabilidad de los incidentes.
En los últimos años, una serie de explosiones en ciudades in
JAIPUR, India (CNN) -

Siete bombas explotaron durante la tarde del martes en las concurridas calles de la occidental ciudad india de Jaipur, causando la muerte de cerca de 60 personas en mercados y a las afueras de templos hindúes.

Las bombas, muchas atadas a bicicletas, explotaron con minutos de diferencia entre ellas en la ciudad amurallada de Jaipur, un imán para turistas extranjeros.

El del martes fue el ataque con bombas más sangriento ocurrido en India en casi dos años. Cerca de 150 personas resultaron heridas y estaciones locales de televisión transmitieron llamados para realizar donaciones de sangre.

Oficiales de policía dijeron que ningún grupo se había adjudicado la responsabilidad de las explosiones.

Canales de televisión citaron a funcionarios de Gobierno y de inteligencia culpando a grupos militantes islamistas de Pakistán o Bangladesh.

"Según la información que he recibido, 60 personas murieron y 150 resultaron heridas", dijo el jefe de ministros del estado de Rajastán, Vasundhara Raje, citado por el Press Trust de India.

El ministro del Interior del estado, Gulab Chand Kataria, dijo que hubo al menos 55 muertos.

"Cerca de las 19:30 hubo un fuerte ruido y de pronto encontré a gente en un charco de sangre", dijo entre lágrimas Govind Sharma, un sacerdote en un templo hindú.

"He perdido a mi padre en la explosión de la bomba".

Funcionarios dijeron que el aparente móvil tras los ataques con bombas era socavar el proceso de paz entre India y Pakistán o fomentar la violencia comunal en el país.

El ministro de Exteriores indio, Pranab Mukherjee, debe viajar a Islamabad en un poco más de una semana para revisar el proceso de paz, que ya tiene cuatro años, en su primera visita desde que un nuevo gobierno, de carácter civil, se haya hecho cargo de Pakistán.

El primer ministro de India, Manmohan Singh, condenó los atentados e hizo un llamado a la calma. Los gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos dijeron que no existía justificación para la matanza de personas inocentes.

Donaciones de sangre

En el principal hospital gubernamental de Jaipur, más de 100 personas se atestaban cerca de las puertas de la sala de emergencias, muchos pidiendo a gritos información sobre sus parientes. Oficiales de policía en las puertas pedían a la gente que donara sangre.

"He venido aquí a buscar a mi hijo", dijo Shabnam Bano.

"El había ido al bazar pero no ha regresado", agregó.

Dentro de la sala, personal de aseo intentaba limpiar la sangre que se había derramado en los principales corredores.

Funcionarios de la policía y el gobierno estatal dijeron que algunas o todas las bombas fueron dejadas sobre bicicletas y detonadas utilizando temporizadores. Una octava bomba fue desactivada por la policía.

Funcionarios dijeron que no sabían que hubiesen fallecido extranjeros.

Dos explosiones tuvieron lugar cerca de un templo hindú, donde una gran multitud asiste cada martes a honrar al dios mono Hanuman.

"Obviamente fue un ataque terrorista", dijo A. S. Gill, director general de policía de Rajastán, a periodistas.

Las explosiones ocurrieron sólo unos días después de un intercambio de disparos entre India y Pakistán en la disputada Cachemira. India dijo que militantes islamistas habían intentado entrar a escondidas.

Se declararon alertas en la capital india, Nueva Delhi, y en la capital financiera, Mumbai.

En los últimos años, una serie de explosiones en ciudades indias han causado la muerte de cientos de personas. El ataque más mortal fue contra el sistema ferroviario de Mumbai en julio del 2006, cuando siete explosiones dejaron más de 180 fallecidos.

En agosto del año pasado, tres bombas causaron la muerte de 38 personas en la próspera ciudad de Hyderabad, en el sur del país.

Cines, mercados y lugares de culto han sido objetivo de atentados en años recientes.

Ahora ve
No te pierdas