Oficial: 77,738 muertos en Myanmar

La televisión estatal dio conocer el aumento de la cifra de víctimas, la cual era de 43,328; sin embargo especialistas independientes consideran que el número de muertos puede llegar a 200
BANGKOK (CNN) -

El número oficial de muertos por un ciclón que azotó a principios de mes al delta del río Irrawaddy en Myanmar llegó a 77,738, dijo la televisión estatal de Myanmar el viernes.

La cifra oficial previa fue de 43,328. Especialistas independientes dijeron que la cifra probablemente es mayor, con los funcionarios británicos señalando que el total de muertos y desaparecidos podría ser superior a 200,000.

Nueva tormenta

Torrenciales precipitaciones tropicales cayeron sobre la zona del delta del Río Irrawaddy en Myanmar, empeorando la miseria de unos 2.5 millones de sobrevivientes desamparados tras el paso del Ciclón Nargis y afectando los esfuerzos de ayuda del gobierno.

Pese a la última tormenta, que posiblemente convertirá en lodo los caminos ya dañados en una región cubierta por pantanos, los generales gobernantes de la ex Birmania insistieron en que sus operaciones de ayuda funcionan sin contratiempos.

 Sin embargo, emitieron un decreto en periódicos estatales que dice que se tomarán acciones legales contra cualquiera que sea hallado acumulando o vendiendo suministros de emergencia, en medio de rumores de que hay unidades militares locales que expropian camiones de comida, agua y ropa.

Si los suministros de ayuda no llegan a los afectados en cantidades mayores, los gobiernos extranjeros y grupos de ayuda dicen que existe una amenaza real de enfermedades y hambruna.

El principal funcionario de ayuda de la Unión Europea (UE) se reunió el jueves con ministros en Rangún y los instó a aceptar a los trabajadores de ayuda internacionales y a equipamientos esenciales para evitar que siga creciendo la cifra de muertos.

El viaje, como muchos otros previos, no dio resultados.  "Las relaciones entre Myanmar y la comunidad internacional son difíciles", dijo Louis Michel.

"Pero ese no es mucho problema. No es el momento de las discusiones políticas. Es tiempo de entregar ayuda y salvar vidas", agregó.

Acceso limitado a extranjeros

Anteriormente, los generales, el rostro más nuevo de 46 años de interrumpido gobierno militar, indicaron que no cederían en su posición de limitar el acceso de extranjeros al delta, temerosos de que eso pueda afectar su control sobre el poder.

"Ya hemos concluido nuestra primera fase de ayuda de emergencia. Vamos a entrar a la segunda fase, la etapa dereconstrucción", dijo esta semana el primer ministro, Thein

Sein, a su homólogo tailandés, según lo citó la televisión estatal.

Poniendo de manifiesto dónde tiene concentrada su atención, la junta anunció el resultado abrumadoramente favorable a la Constitución apoyada por el Ejército en el referendo que se realizó el sábado, pese a los llamados a que fuese pospuesto como consecuencia del desastre.

Dos semanas después de que la tormenta devastó la densamente poblada zona del delta del Río Irrawaddy, los suministros de comida, medicinas y refugios han sido enviados con cuentagotas a las comunidades afectadas.

En el pueblo de Bogalay, en el delta del río y donde se cree que cerca de 10,000 personas han muerto, la gente se quejaba de ser sometida a trabajos forzados y de la escasa existencia de alimentos en los centros estatales para refugiados.

"Tienen que romper piedras en los lugares de construcción, les pagan 1,000 kyats (1 dólar) al día, pero no les dan comida", dijo Ko Hla Min, quien perdió a nueve miembros de su familia debido a la tormenta.

Junto al río en Bogalay aún hay cadáveres pudriéndose, enredados entre los matorrales. Los campesinos pesca, se lavan y bañan en el mismo río.

Más presión de la ONU

Naciones Unidas, que ha dicho que más de medio millón de personas podría estar refugiada en asentamientos temporales, ha aumentado sus estimaciones de personas con necesidades urgentes a 2.5 millones y pidió una conferencia de donantes de alto nivel para abordar la crisis.

Estados Unidos y otros países siguieron llevando ayuda hacia Rangún el jueves, pese a reportes no confirmados de que algunos bienes eran desviados por el Ejército.

Ese país ha completado 13 vuelos con agua, comida y otros suministros. El Ejército estadounidense planea más vuelos para el viernes, pero no ha recibido la aprobación de Myanmar aún.

Francia y el Reino Unido, antiguo gobernante colonial de Myanmar, señalaron que también envían suministros de emergencia.

Pese a los llamados para posponer el referendo constitucional, la junta realizó la votación el 10 de mayo en las zonas que no fueron gravemente afectadas por el ciclón.  

Según resultados oficiales, la participación llegó al 99% y que más del 92 por ciento de los votos emitidos eran en favor de la Constitución, que da al Ejército un cuarto de los escaños del Parlamento, el control de ministerios claves y el derecho a suspender la Carta Magna a su voluntad.

La Constitución es un paso clave de la "hoja de ruta" de siete pasos hacia la democracia de la junta, cuyos críticos sostienen que sólo afianzará al gobierno militar.

 

Ahora ve
No te pierdas