China anuncia una gran réplica

Los residentes de Sichuan sacaron almohadas y sábanas a la calle o durmieron en automóviles; un hombre fue recatado luego de haber estado atrapado casi 179 horas en un edificio derrumbado.
CHENGDU, CHINA (AP) -

Una advertencia del gobierno sobre una gran réplica desató el pánico el lunes entre los sobrevivientes del gran terremoto que azotó China, marcando un abrupto fin a la relativa paz por el gesto de luto realizado a una semana de la tragedia.

En la destruida provincia de Sichuan, los temerosos residentes sacaron almohadas, sábanas y sillas de sus casas o durmieron en automóviles después de que en televisión se difundió una declaración del Departamento Sismológico Nacional, donde se advertía del gran riesgo de sufrir una réplica de entre 6 y 7 grados de magnitud entre lunes y el martes.

La advertencia agravó el nerviosismo en la región, azotada por docenas de réplicas desde el terremoto del 12 de mayo que cobró la vida de más de 34,000 personas.

El Servicio Geológico estadounidense determinó que un temblor secundario ocurrido el lunes tuvo una magnitud de 5.2 grados. No se reportaron daños ni lesionados.

Los pobladores de Chengdu, la capital de la provincia, se subieron a sus autos y se dirigieron hacia el este, rumbo a las tierras bajas y lejos de la zona del terremoto en el noroeste.

En las intersecciones fuera de la ciudad grupos de hasta 30 personas descansaban en sacos de dormir. Se podían ver autos estacionados a lo largo del carril de auxilio en las carreteras y los conductores dormidos en el pavimento.

En Mianyang, cercana a la zona sísmica, un hospital trasladó a sus pacientes a una plaza fuera de la estación ferroviaria, instalando camas, bandejas de medicina y tiendas de campaña.

Atrapado 179 horas

Horas después, la agencia noticiosa estatal Xinhua indicó que un hombre fue rescatado tras haber estado atrapado casi 179 horas en un edificio derrumbado cerca del epicentro del terremoto.

El hombre de 31 años fue extraído de entre los escombros de una planta de generación eléctrica. La agencia no dijo qué tan graves eran sus lesiones. 

La población de más de mil millones de chinos guardó silencio el lunes por las víctimas del sismo, una muestra sin precedentes de simpatía de las autoridades, en un nivel que normalmente reservan para los líderes cuando mueren.

En la plaza Tiananmen de Beijing, miles de personas inclinaron sus cabezas y luego comenzaron a gritar: ''¡Viva China!'', mientras alzaban sus puños.

Durante los tres días de luto ordenados por el gobierno, las banderas ondearán a media asta y se suspenderán los eventos de entretenimiento

Pero ya se dejan ver signos de que la unidad demostrada el lunes podría ser corta.

En Xiushui, una de tantas comunidades montañosas en la provincia de Sichuan que permaneció aislada en los días posteriores al sismo, los residentes se mostraban contentos de que tuvieran agua, alimentos y otros suministros.

Pero se quejaron de que la respuesta fue lenta y culparon a las autoridades locales, a las que describieron como corruptas e indiferentes, una queja común en China rural.

''Durante los primeros tres días después del terremoto el gobierno local no nos dio nada. Ni agua ni comida'', declaró Yu Jun, agricultor de 44 años, albergado en una tienda de campaña al lado de la carretera. ''En los primeros días, teníamos que cocinar con agua de un dique de irrigación. Se podían ver pequeños gusanos nadando en el agua. Uno se enfermaría si se toma eso''.

Más de 34,000 muertos

La cifra confirmada de muertos del terremoto del 12 de mayo se elevó a 34,073, informó el lunes el Consejo de Estado, el gabinete ministerial de China. Otras 9,500 continúan enterradas entre los escombros de viviendas y edificios en Sichuan, y más de 29,000 figuran como desaparecidas, de acuerdo con la agencia noticiosa oficial Xinhua.

Las autoridades dijeron que la cifra de muertos podría superar los 50,000, en tanto hay unos 245,000 heridos. Las pérdidas sufridas por empresas a raíz del sismo superan los 9,500 millones de dólares, dijo Xi Guohua, viceministro de industria.

En una clara muestra del desafío que representa ayudar a los millones de damnificados y lesionados, China dijo que aceptaría la presencia de equipos médicos internacionales y emitiría un pedido de carpas a nivel internacional.

El ministro de Relaciones Exteriores Qin Gang dijo en una declaración que las carpas son una prioridad ''porque muchas casas fueron derribadas por el sismo y porque es temporada de lluvias''.

Ahora ve
No te pierdas