Sarkozy sufre protestas por jubilaciones

Los sindicatos de trabajadores franceses se manifiestaron en contra de una reforma laboral; protestan contra la decisión de que se trabaje 41 años antes de jubilarse contra los 40 actuale
PARÍS (CNN) -

Los sindicatos de trabajadores franceses llevaban a cabo el jueves protestas en todo el país contra planes de Gobierno de una reforma al proceso de jubilación, mientras pescadores bloqueaban puertos en una disputa por los precios del combustible.

Los trabajadores portuarios también abandonaron sus puestos en protesta por planes de privatizar parte de su industria, subrayando las dificultades que enfrenta el presidente Nicolas Sarkozy mientras intenta modernizar la economía y reducir el gasto estatal.

En una extraña muestra de unidad, los ocho mayores sindicatos franceses convocaron a sus miembros a tomar las calles en decenas de ciudades para denunciar la decisión del Gobierno de hacer que las personas deban trabajar 41 años antes de jubilarse, contra los 40 necesarios actualmente.

"Cuarenta años ya es mucho", coreaban los manifestantes durante el inicio de la manifestación más grande, en París.

"¡No queremos morir en el trabajo!", gritaban otros.

El CGT, el sindicato más grande, calculó que más de 700.000 personas habían tomado parte en 153 manifestaciones alrededor del país. La policía dio una cifra de menos de 300.000.

"La movilización a favor de un sistema de pensiones basado en la solidaridad es incuestionablemente un éxito", dijo el CGT en un comunicado.

Más de un millón de personas salió a las calles durante la última manifestación de este tipo contra una reforma al sistema de pensiones en el 2003. En noviembre pasado, los trabajadores de transporte protagonizaron una huelga de nueve días contra planes de descartar derechos de pensiones especiales para trabajadores del sector estatal.

Pero esta vez parecía haber poco entusiasmo para llamar a una huelga general.

El transporte público en las dos ciudades principales, París y Lyon, se vio escasamente afectado, la mayoría de las grandes conexiones a trenes funcionaban normalmente y muy pocos vuelos estaban retrasados en los aeropuertos.

Puertos bloqueados

Muchos puertos franceses estaban paralizados el jueves, afectados tanto por una huelga de 24 horas de trabajadores que protestan contra planes de privatizar parte del sistema portuario estatal y por pescadores molestos por el creciente costo del combustible que ha disminuido el margen de sus ganancias.

Un año después de ser elegido a caballo de una plataforma que promovía profundas reformas económicas, la aprobación popular de Sarkozy ha caído arrastrada por la preocupación por el alza en el costo de vida y el disgusto con su estilo de gobierno.

Los sindicatos esperan aprovechar ese descontento y obligar al Gobierno a dar marcha atrás con la reforma a las pensiones.

Pero el Gobierno insiste en que la mejora en la expectativa de vida, junto a las debilitadas finanzas públicas, significan que la edad jubilatoria debe elevarse, como ocurre en el resto de Europa.

Ahora ve
No te pierdas