Lluvias en Chile dejan cinco muertos

15,000 personas se vieron afectadas por las inundaciones que obligaron a evacuar ciudades; en el centro y sur del país el agua arrastró vehículos y se suspendió el suministro de agua pot
SANTIAGO (CNN) -

Fuertes lluvias en el centro y sur de Chile provocaron desbordes de ríos y deslaves que han dejado hasta el viernes cinco muertos y cerca de 15,000 damnificados, en medio del corte de la principal carretera y línea férrea del país.

Pese a que las fuertes lluvias de la última semana dieron paso al sol en la mañana del viernes, las autoridades seguían en alerta por la crecida de las aguas, que arrastraron vehículos, obligaron a evacuaciones y dejaron sin clases a medio millón de estudiantes por el cierre de escuelas.

En Santiago, donde muchas calles se convirtieron en ríos y fue cortado el suministro de agua potable en varios barrios, llovió sólo en 24 horas el equivalente a casi un año normal a la fecha, superando drásticamente la peor sequía en décadas.

"El balance va en proceso, la cifra consolidada de damnificados está bordeando los 15,000. La cifra de albergados hasta el minuto es de 600 ó 700 personas. Estas cifras pueden aumentar tanto las de damnificados como las de albergados", dijo a Francisco Vidal, ministro portavoz del Gobierno.

El número de viviendas afectadas suman 8,000 y unas 316 personas se encuentran aisladas en varias zonas dada la interrupción de algunas redes viales.

"Estábamos a las cuatro de la madrugada durmiendo y de repente sentimos un golpe y cuando salimos vimos la casa llena de barro, inundada, con piedras y palos. Perdí todo. Alcanzamos a escapar con lo puesto", dijo a la televisora estatal Delia Almonacid, en un barrio en el sur de Santiago.

Otro de los efectos que dejaron las intensas lluvias fue la interrupción de la principal ruta del país en al menos tres zonas, por el colapso de puentes y desborde de ríos.

"Se desbordaron más de siete ríos, hemos tenido una situación muy compleja y tenemos tres puntos de corte en la ruta 5 (principal red vial del país) y hoy en la mañana se están despachando los puentes mecano", dijo Juan Saldivia, subsecretario de Obras Públicas.

Ríos destruyen puentes

En la región del Maule, la más afectada, colapsó el puente ferroviario que cruza el río Lontué. La fuerza del afluente destruyó la obra en varias partes y obligó a la inmediata suspensión del servicio de trenes en el sur del país.

Igual suerte corrían los buses interprovinciales y camiones que hacían largas filas a la altura del río Tinguiririca, unos 150 kilómetros al sur de Santiago, debido a que el puente que une la principal ruta del país colapsó. Lo mismo ocurrió en el puente del río Teno, ubicado más al sur.

La minera estatal chilena Codelco, la mayor productora de cobre en el mundo, dijo que suspendió las faenas de su mina El Teniente del viernes y sábado, debido a cortes en el acceso al yacimiento por derrumbes e inundaciones tras fuertes lluvias.

El Teniente es la segunda mayor división de Codelco.

"Se proyecta inicialmente que las obras de reparación de la infraestructura dañada podrían extenderse unas 48 horas. Durante ese período la producción de la División El Teniente estará suspendida", dijo Codelco en un comunicado.

La fuerza de las precipitaciones provocó en la noche del jueves el desborde de un canal del sector oriente de la capital, anegando varias calles y afectando viviendas, mientras pasos viales subterráneos en el oeste estaban inundados.

Policías, bomberos y trabajadores municipales con maquinaria pesada y sacos de arena trabajan para encausar las aguas de canales precordilleranos.

Varios sectores populosos de la capital se encontraban sin agua potable debido a lo turbio de un río que abastece a una importante planta de tratamiento. Otras comunas, en tanto, serían afectadas con cortes del suministro en las próximas horas, que se extenderían hasta el sábado.

Alivio energético

Como contrapartida, las fuertes lluvias han disminuido la probabilidad de un racionamiento eléctrico en el país, dijo el ministro de Energía, Marcelo Tokman.

Las precipitaciones han aumentado el nivel de los embalses que se utilizan para la generación de energía eléctrica.

"Las actuales lluvias implican que uno debiera relajarse y que las posibilidades de racionamiento han ido disminuyendo", dijo Tokman en un discurso en un seminario sobre energía. "Pero no hay que bajar la guardia", agregó.

El regreso del buen tiempo permitía la reapertura gradual de algunos puertos, aunque algunos pasos fronterizos aún permanecían cerrados por rodados.

Las autoridades han anticipado que un nuevo frente de mal tiempo afectará al país la próxima semana.

Ahora ve
No te pierdas