Cristina Kirchner desaira a agricultores

El gobierno argentino rechazó reunirse con productores para negociar los impuestos al sector; cerca de 200,000 personas se manifestaron este domingo en contra del gobierno de Kirchner.
Los productores agropecuarios buscan cambiar los impuestos a
BUENOS AIRES (CNN) -

El gobierno argentino canceló una reunión clave con el sector agrario para destrabar un largo conflicto, luego de que el campo realizara el fin de semana un multitudinario acto con un agresivo discurso contra la presidenta Cristina Fernández.

Las dos partes tenían previsto reunirse para intentar acordar cambios a un esquema de impuestos móviles que enfureció al agro, pero el gobierno decidió que no estaban dadas las condiciones para sentarse a discutir.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández dijo a Radio 10 que "en estos términos es todo muy difícil. Yo esperaba otra cosa del campo, esperaba otra responsabilidad de los dirigentes".

"Con ese tipo de discursos altisonantes, agresivos, vehementes, me parece que lo que logran es impedir el diálogo. Yo creo que lamentablemente los que han roto el diálogo es el campo", agregó.

Luego, un funcionario del gobierno confirmó que la reunión estaba definitivamente "cancelada".

El extenso conflicto, que comenzó en marzo con la aplicación del nuevo impuesto, ya derivó en dos huelgas agropecuarias que desabastecieron de alimentos básicos el país y paralizaron las exportaciones de uno de los mayores proveedores de granos del planeta.

Durante la masiva concentración rural del domingo, a la que acudieron algunos políticos opositores, los representantes del sector acusaron a la presidenta de no defender por igual los intereses de todos los argentinos y uno de ellos le pidió que deje de mentir a la población.

Sin embargo, Luciano Miguens, presidente de la Sociedad Rural Argentina, recordó que el gobierno había demonizado al sector en el pasado y dijo que era un "error" cortar las negociaciones.

"Se habla de ofensa, pero qué se dijo del campo, que éramos especuladores, golpistas, desestabilizadores", afirmó Miguens a la televisión.

Los medios argentinos calcularon que cerca de 200,000 personas -entre las que había algunos representantes de la oposición política- se acercaron el domingo a Rosario, en el corazón agrícola del país, para apoyar a los productores.

Luego del evento del campo, la presidenta Fernández habló también ante una masiva concurrencia en la provincia norteña de Salta, en un acto en conmemoración de la formación del primer gobierno patrio, pero sus palabras fueron moderadas.

En las últimas semanas, la puja provocó una fuerte baja en la popularidad de la presidenta Fernández, hizo caer los mercados financieros locales y apuntaló las plazas internacionales de granos.

Ahora ve
No te pierdas