Ex vocero acusa a Bush de manipulación

Scott McClellan acusó al presidente de vender la guerra en Irak mediante la manipulación; Bush usó la propaganda para engañar a la población, señala en su libro.
WASHINGTON (Notimex) -

La Casa Blanca se mostró hoy sorprendida por el contenido del libro del ex portavoz presidencial Scott McClellan en el que acusó al presidente George W. Bush de haber recurrido a "una sofisticada propaganda política" para vender la guerra de Irak a los estadounidenses.

McClellan, quien por tres años se desempeñó como jefe de prensa de la Casa Blanca, acusó a Bush de haber encabezado una campaña cuyo objetivo fue "manipular fuentes de opinión pública" así como "minimizar las principales razones para ir a la guerra".

En su libro "What Happened; Inside The Bush Administration and Washington´s Culture of Deception", McClellan emitió un severo y sorpresivo juicio sobre quien fuera su jefe, y a quien calificó como una persona que demostró "falta de curiosidad".

La nueva portavoz del gobierno estadounidense, Dana Perino, reaccionó ante los contenidos del libro que fueron filtrados a la prensa antes de su lanzamiento el próximo lunes.

"Ahora sabemos que Scott está insatisfecho por su experiencia en la Casa Blanca (...) este no es el Scott que conocimos", dijo.

Sobre la posibilidad de que el presidente estadounidense reaccione al contenido del libro, Perino lo descartó. "Tiene asuntos más urgentes que pasar su tiempo en libros de ex colaboradores", sentenció.

En su libro de 341 páginas, McClellan criticó también de manera severa la respuesta del gobierno ante el desastre provocado por el huracán Katrina en el 2005.

"Uno de los peores desastres en la historia de nuestro país se convirtió en uno de los mayores desastres de la administración Bush. Katrina y la mala respuesta federal pasarían a definir en mucho el segundo termino de Bush", apuntó.

Empero fue en la guerra de Irak donde McClellan emitió sus más severos juicios en torno al gobierno del hombre que catapultó su carrera pública y a cuyo equipo de trabajo se sumó desde los tiempos en que este era gobernador de Texas.

Dijo haber sido engañado por algunos de los hombres más cercanos al círculo del poder en la Casa Blanca en torno al escándalo alrededor a la filtración del nombre de una agente encubierta de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), particularmente Karl Rowe.

El escándalo derivado de esa revelación resultó en el encauzamiento judicial de Lewis "Scooter" Libby, ex jefe de personal del vicepresidente Dick Cheney, quien fue encontrado culpable de mentir a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y condenado a casi tres años de prisión.

La pena fue posteriormente conmutada por Bush, empero dejando algunas partes de la sentencia intactas.

McClellan emitió en su libro severos juicios sobre otros funcionarios cercanos a Bush.

A la Secretaria de Estado Condolezza Rice la describió como indiferente para responder a las críticas y llamó a Cheney "el hombre mágico", quien manipuló políticas tras bastidores sin dejar huellas de su intervención.

Aunque McClellan se quedo corto en acusar a Bush de mentir de manera deliberada sobre las razones para invadir Irak, indicó que el mandatario "manejo la crisis en una forma que casi garantizo que el uso de la fuerza se convertiría en la única opción viable".

En su más severo juicio sobre Irak, el ex vocero presidencial concluyo que "lo que yo sé es que la guerra debe ser librada cuando es necesario y la guerra de Irak no fue necesaria".

La ex asesora de Seguridad Nacional, Frances Townsend, dijo a la cadena de noticias CNN que McClellan nunca expuso sus preocupaciones sobre las políticas seguidas por la administración Bush, en particular la guerra en Irak.

"El que ahora haga esto me parece autocomplaciente, poco sincero y poco profesional" dijo.

Ahora ve
No te pierdas