Agricultores protestan en Argentina

Camioneros bloquearon varias rutas en el país y advirtieron riesgos de desabasto de alimentos; el gobierno se niega a negociar con el sector hasta que se levanten las protestas.
BUENOS AIRES (CNN) -

Cientos de camioneros bloquearon rutas del interior de Argentina este miércoles, en protesta porque la puja entre el gobierno y el campo está afectando la actividad rural, lo que podría desabastecer de alimentos a las ciudades.

Los productores rurales argentinos están desarrollando desde el miércoles pasado su tercera huelga en menos de tres meses contra un impuesto a las exportaciones agrícolas, en un conflicto que generó una crisis en el gobierno de la presidenta Cristina Fernández y podría afectar las ventas de granos.

"Estoicamente nos hemos aguantado durante 87 días, viendo cómo (...) todo el transporte pasaba, iba y volvía y nosotros éramos los únicos que estábamos parados", dijo a una radio local Pablo Trapani, de la Federación Cordobesa del Transporte Automotor de Carga.

Tras semanas de reuniones infructuosas, el diálogo entre el gobierno y el campo está roto, ya que las autoridades se niegan a negociar mientras los productores protesten. Por su parte, el sector rural no duda en recurrir a la huelga ante cada fracaso en las conversaciones.

La prolongación del conflicto ya generó el fastidio de la sociedad y afectó la marcha de la economía, particularmente en las poblaciones del interior del país.

Además de la suspensión en la venta de granos, la protesta de los productores agropecuarios incluye manifestaciones al costado de las carreteras y, en ocasiones, cortes espontáneos de rutas en los que se impide mayormente el paso de camiones que transportan alimentos.

El conflicto generó en los últimos meses dificultades para el transporte de mercadería, especialmente de alimentos, lo que llevó a los dueños de los camiones a bloquear las carreteras en reclamo de una solución al conflicto, una acción que los productores rurales consideraron perjudicial para su protesta.

La medida de los camioneros "no solamente no ayuda al conflicto del campo, sino que lo entorpece y lo enrarece", dijo a una radio local Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina, una de las cuatro entidades rurales en huelga.

La televisión argentina mostró imágenes de decenas de camiones estacionados al margen de las rutas, donde los choferes interrumpían el tránsito.

"Si hay algo que no queríamos era que la sociedad urbana se viera perjudicada (...) Sin embargo, ahora aparecen estos transportistas por su cuenta y enrarecen el ambiente", añadió Buzzi, según las declaraciones reproducidas por la agencia de noticias DyN.

La huelga comercial, que reclaman cambios en el esquema impositivo móvil aplicado el 11 de marzo -que implicó de hecho un alza en el gravamen que paga la soja, el principal cultivo del país-, se extenderá hasta la medianoche del domingo.

El conflicto entre el gobierno y el campo ya provocó la renuncia del ex ministro de Economía Martín Lousteau, afectó a los mercados financieros locales y empujó los precios internacionales de los granos.

Ahora ve
No te pierdas