Sin educación no hay competitividad

FedEx apuesta a que el sector privado mexicano invierta en educación para no quedarse en la car el nivel educativo en el país es muy bajo según el último estudio realizado por la OCDE en 2006
Las nuevas generaciones deben tener todas las herramientas p
Enrique Duarte Rionda
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La educación es una herramienta fundamental para que países, empresas y personas tengan cierta triangulación en el desarrollo y crecimiento de sus economías, sin embargo, es evidente que el nivel educativo en México sigue siendo muy bajo, por eso mismo el sector privado visualiza que si no invierte en este rubro se quedará muy atrás en la carrera de la competitividad.

FedEx, la compañía de transporte expreso, realizó un estudio de la educación en América Latina, a través de Economist Intelligence Unit, y descubrió que en toda la región el 93% de los niños ingresa a primaria, de estos sólo el 62% continúa en la secundaria y en preparatoria, y un número más reducido se gradúa.

Además, el estudio reveló que una de las deficiencias más evidentes es que los estudiantes en México pasan poco tiempo en los pupitres en toda su vida escolar, ya que el promedio es de 4 años y medio, mientras que en los países con sistemas escolares más efectivos es de 6 años. En America Latina el promedio es apenas superior a 5 años, comparado con los casi 10 años en los países asiáticos.

 “Sabemos que mejorando la educación se mejora la productividad y la eficiencia en América Latina, el tema es para nosotros muy importante para saber cómo el sector privado puede ayudar en el tema de la educación”, dijo en entrevista el presidente para América Latina y el Caribe de FedEx, Juan N. Cento.

Por eso mismo la empresa realizó el estudio y tiene planeado varias etapas para combatir contra esta problemática educativa.

 “La estrategia comienza con hacer un estudio que identifica las oportunidades, la segunda etapa es la comunicación, la tercera etapa es buscar la alianzas que hacen falta con el sector privado, luego con el gobierno y con las organizaciones de responsabilidad social, para ver en conjunto qué es lo que hacemos para identificar un programa educativo, (sobre) qué es mucho más eficiente”, indicó Cento.

Educación en México, una falla más

En el último examen PISA realizado por la OCDE en el 2006, México obtuvo una nota baja, ya que sólo el 3% de los estudiantes evaluados de 15 años alcanzaron los niveles 5 y 6, niveles superiores de la escala de ciencias, mientras que el promedio de la mayoría de los países pertenecientes al organismo fue de 9%.

En la evaluación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde participaron 57 países, los alumnos mexicanos ‘pasaron apuros para usar pruebas científicas y, en suma, tuvieron dificultades para analizar datos y experimentos”, precisó una nota del organismo.

A partir de esta falla, la OCDE puntualizó que los estudiantes que aprenden sólo para memorizar y reproducir conocimientos y habilidades científicas, pueden hallarse mal preparados para el mercado laboral.

Para combatir el problema de la educación en el país, algunas compañías del sector privado empiezan a desarrollar algunos planes para invertir el rezago que la población arrastra.

Gobierno lanza antesala de reforma educativa

A mediados de mayo, el gobierno de Felipe Calderón, a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), lanzó el programa ‘Alianza por la Calidad de la Educación’, donde prevé tener una infraestructura más moderna en todas las escuelas, aumentar la calidad y el desempeño de los profesores, además de incrementar programas de becas para niños pobres, y establecer una evaluación como instrumento para realzar la educación.

Según la organización ‘Mexicanos primero’, por cada año más de escolaridad promedio que pudiéramos alcanzar el Producto Interno Bruto (PIB) de México crecería 6%.

Cento aseguró que el dinero es importante pero hace falta que las empresas consideren que esto es parte de su estrategia, “no solo es aportar sino integrarnos y ser parte de la solución”.

El presidente regional de FedEx señaló que el nivel educativo está afectando en la productividad de las empresas y no sólo en México sino en toda América Latina.

 “Si no somos competitivos nos vamos a quedar atrás con el resto del mundo. Las compañías necesitan urgentemente una fuerza de trabajo capacitada para competir contra sus rivales en países en desarrollo como China e India”, dijo.

Para lograr un desempeño educativo similar a países como Finlandia, Canadá, Japón, Australia, y Corea, naciones con un nivel alto según la prueba PISA 2006, es necesario que los gobiernos emprendan políticas educativas eficaces e innovadoras.

 “En la competitiva economía globalizada de la actualidad, la educación de calidad es uno de los activos más valiosos que una sociedad y un individuo pueden poseer. Las habilidades son factores decisivos para la productividad, el crecimiento económico y tener mejores niveles de vida”, precisó la OCDE en el reporte de la prueba internacional.

Ahora ve
No te pierdas