Wall Street arropa a Obama

Parece que la industria bursátil (tradicionalmente republicana) esta vez ha cambiado de opinión un reporte revela que las agencias en NY han contribuido con casi 8 mdd a la campaña del demócr
Las dificultades económicas en EU beneficiarían políticament  (Foto: )
Alexandra Twin
NUEVA YORK -

Al parecer Wall Street está muy conforme con la nominación de Barack Obama como candidato demócrata a la presidencia de EU. Después de todo, durante meses la industria bursátil ha aportado fondos para su campaña.

Curiosamente, la industria de los valores -más bien simpatizante republicana- ha hecho más contribuciones a la campaña de Obama que al resto de los contendientes. Wall Street está reaccionando a cierto antagonismo hacia Bush, y pase lo que pase los inversionistas quieren quedar bien con el partido en el poder.

Eso es justo lo que le da ventaja a Obama sobre su rival John McCain, afirma William Rutherford, presidente de la firma Rutherford Investment Management. Aunque muchos miembros de Wall Street prefieren las propuestas de McCain, “los inversionistas creen que los demócratas ganarán y quieren estar del lado ganador” opina Rutherford.

Según el Center for Responsive Politics, la industria de los valores ha contribuido con casi 8 millones de dólares (mdd) a la campaña de Obama, frente a los 4 mdd que dio a McCain. Cifras que reflejan una nueva tendencia en estas elecciones.

Aún así, Rutherford considera que Wall Street “debería temerle a Obama,” pues éste ha anunciado una serie de políticas anti-comerciales, entre ellas aumentar el impuesto sobre las ganancias de capital del actual 15% a más del 20%.

McCain “también tiene sus defectos”, como apoyar una suspensión del impuesto a la gasolina durante el verano, algo que poco serviría para bajar los precios según Rutherford.

Ambos candidatos tendrán que enfrentarse a una economía en mal estado, consumidores afectados, un creciente déficit y cuestiones relacionadas con la seguridad social y el sistema de salud. Y todavía queda mucho camino de aquí a noviembre.

Los impuestos no pueden moverse

La principal preocupación de Wall Street es el aumento en las cargas fiscales, algo “que les pega a los inversionistas donde más les duele” afirma Douglas Peta, estratega de mercado en J. & W. Seligman. Pero no habrá muchos cambios hasta el 2011, fecha en que expirarán los recortes fiscales aplicados por Bush.

McCain ha dicho que mantendrá los recortes de Bush y reducirá la tasa de deuda corporativa. Obama quiere mantener los recortes fiscales pero sólo para aquellos que ganan menos de 250,000 dólares anuales, también ha declarado sus intenciones de elevar los impuestos sobre ganancias de capital.

Esta última acción alarmaría a Wall Street, pero no es seguro que semejante iniciativa sea aprobada por el Congreso, explica J. Stephen Lauck, CEO de Ashfield Capital Partners. “Muchos senadores demócratas se opondrán también. No creo que nadie quiera un aumento en los impuestos, sospecho que bajo la administración de Obama veríamos aumentos marginales, y moderados bajo McCain” agrega. 

Nada está escrito

Es muy probable que estas propuestas cambien a medida que los candidatos se acerquen a las elecciones. Tradicionalmente los candidatos tocan algunos temas en las primarias con el objeto de que se discutan en cada estado dentro de sus partidos.

Cuando Obama propuso revisar el Tratado de Libre Comercio, por ejemplo, muchos se preocuparon, pero estas declaraciones se hicieron ante un público específico y no tendrán mucho peso para el otoño.

Una vez que terminen las primarias, los candidatos tienden a enfocarse en temas más amplios que preocupen a un sector electoral también más amplio.

Los megainversionistas

Los grandes inversionistas de Wall Street saben a quién respaldan y lo han hecho público.

 “Nunca he votado por un demócrata para la presidencia, así que estoy con John McCain” declaró el multimillonario T. Boone Pickens.

Carl Icahn, otro magnate de las inversiones, dijo en una conferencia que Obama sería un presidente terrible, y que su elección acarrearía intereses más altos y perjudicaría al dólar.

Pero otros acaudalados inversionistas, como Kenneth C. Griffin (Citadel Investment Group), George Soros (Soros Fund Management) y Warren Buffett (Berkshire Hathaway) han reconocido su apoyo a Obama.

Ahora ve
No te pierdas