Congreso debe discutir crisis alimentos

Los legisladores deben acordar cómo se distribuirán los recursos para el sector agropecuario; cambiar ley agrícola y apoyar a pequeños y medianos productores es la manera de destruir monopo
México destinará 5,300 mdd en 2008 para importar maíz, trigo
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Los legisladores deben hacer un paréntesis en el debate de la reforma energética y la proximidad de las elecciones de 2009, para abordar la crisis alimentaria mundial y sus posibles impactos en México, estimó el académico Aldo Muñoz.

El catedrático del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Iberoamericana campus Ciudad de México, indicó en un comunicado que abordar el asunto en el siguiente periodo ordinario de sesiones del Congreso dará una perspectiva óptima sobre dicha crisis.

Al hablar en el foro "Crisis alimentaria: un análisis global", resaltó que es fundamental para el sector agropecuario contar con un acuerdo legislativo de financiamiento que especifique la forma en qué se distribuirán los recursos.

Consideró que los gobiernos estatales y municipales debieran involucrarse en la vigilancia administrativa de la asignación de esos recursos para tener una mayor eficiencia en su aplicación.

Muñoz Armenta opinó que para combatir la estructura monopólica en el mercado de los alimentos, lo ideal es modificar la ley agrícola y apoyar económicamente a los pequeños y medianos productores.

A su vez, José Cerro Castiglione, del Departamento de Estudios Empresariales de la institución, recordó que los precios de los alimentos se han duplicado respecto a 2007 y han alcanzado niveles históricos. En el caso del maíz, dijo, por su uso para la producción de etanol, principalmente en Estados Unidos.

A eso, indicó, se suma el continuo proteccionismo de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, que impactan los precios internacionales de los alimentos con sus políticas agrícolas.

Se refirió principalmente al maíz, trigo, frijol y soya, para cuya importación México tiene calculado destinar 5,300 millones de dólares este año.

Por eso, expuso, deben esperarse las propuestas sobre el tema, entre las cuales puede estar una Revolución Verde que baje los impuestos a la importación, con un programa de largo plazo de desarrollo agropecuario y que aborde los efectos de los intermediarios, la falta de financiamiento y los subsidios.

Ahora ve
No te pierdas