Bush obtiene apoyo británico contra Irán

Gran Bretaña respaldó al presidente de EU en su plan de sanciones a Irán por su programa nuclea el primer ministro Gordon Brown se comprometió a enviar más tropas a Afganistán.
LONDRES (CNN) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, obtuvo el lunes el respaldo de Gran Bretaña para reforzar las sanciones contra Irán por su programa nuclear y el compromiso de enviar más tropas a Afganistán.

Después de charlas con Bush en el día final de la última gira del mandatario por Europa, el primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que espera que los estados europeos acuerden imponer sanciones financieras a Teherán y trabajen para aprobar medidas adicionales.

"Entonces hoy Gran Bretaña instará a Europa y Europa acordará tomar nuevas sanciones contra Irán (...) Primero, tomaremos hoy una acción que congelará los activos en el exterior del mayor banco de Irán, el banco Melli, y segundo, se iniciará hoy una acción para una fase de sanciones en petróleo y gas", declaró Brown.

Un portavoz de la Oficina de Relaciones Exteriores británica aclaró más tarde que los estados de la Unión Europea (UE) habían acordado congelar los activos del banco Melli y que estaban trabajando en pasos técnicos para que esto entre en efecto, pero que aún se discuten sanciones adicionales.

"Estamos discutiendo con Estados Unidos y nuestros socios de la UE una serie de sanciones adicionales, incluyendo el sector del petróleo y del gas", indicó el portavoz.

"Esas discusiones aún continúan", agregó.

Irán ha ignorado los pedidos para que suspenda el enriquecimiento de uranio, que puede ser utilizado para fabricar bombas nucleares, aunque Teherán dice que sólo busca generar energía civil.

Teherán descartó nuevamente el sábado suspender el enriquecimiento y rechazó un paquete de incentivos políticos y económicos presentado por seis potencias mundiales.

"Haremos todo lo posible para mantener el diálogo, pero también somos claros en que si Irán continúa ignorando las resoluciones conjuntas y continúa ignorando nuestras ofertas de asociación, no tendremos más opción que intensificar las sanciones", dijo Brown.

El jefe de Política Exterior de la UE, Javier Solana, tuvo una sesión informativa con los ministros de Relaciones Exteriores del bloque luego de visitar Irán durante el fin de semana, momento en el que dijo que espera pronto una respuesta formal de Teherán sobre el paquete de incentivos.

Sin embargo, no hubo una discusión de sanciones a Irán en la reunión que se llevó a cabo el lunes en Luxemburgo, informó la portavoz de Solana.

Alaeddin Boroujerdi, miembro de alto rango del Parlamento iraní, dijo que Teherán no tenía apuro en contestar.

Lazos más cálidos

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, ofrecieron su apoyo a Bush en sus esfuerzos por evitar que Irán, cuarto mayor productor de petróleo del mundo, obtenga armas nucleares.

"El mundo libre tiene la obligación de trabajar junto, de manera concertada, para evitar que los iraníes obtengan en conocimiento necesario para desarrollar un arma nuclear", dijo Bush a periodistas tras las charlas que sostuvo con Brown.

"Ahora es el momento de que trabajemos juntos para conseguir ese objetivo", destacó.

Las tres resoluciones de sanciones de la ONU impuestas hasta el momento sobre Irán han sido relativamente limitadas en su alcance, incluyendo individuos particulares, algunas firmas con vínculos militares y varios bancos.

Bush ha buscado aumentar la presión sobre Irán en lo que se supone sería su gira europea de despedida, aunque dio indicios de que podría regresar al continente antes de abandonar el cargo en enero del 2009.

Después de su reunión, Brown y Bush también recalcaron sus puntos de vista comunes en temas como el comercio, Darfur y la asistencia a África.

Refiriéndose a Afganistán, Gran Bretaña dijo que aumentaría su presencia de 230 a 8.030 soldados para reforzar a los 52.000 efectivos que la OTAN desplegó en ese país, que según sus comandantes aún cuenta con recursos insuficientes mientras lucha por controlar las áreas arrebatadas a los insurgentes talibanes.

Ambos líderes intentaron dejar atrás la confusión sobre los retiros de tropas británicas desde Irak, dejando en claro que serán las condiciones en el terreno las que dicten cuando podrán replegarse las tropas extranjeras.

Ahora ve
No te pierdas