Calderón resalta subsidio a combustible

El presidente mexicano dijo que el apoyo a gasolina, diesel y gas ayuda a mantener la inflación señaló que hay quien quiere subir los precios, pero no se hará ya que se protege a familias po
Calderón y Kessel, en Quintana Roo, durante el programa de s
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El presidente mexicano, Felipe Calderón, prometió mantener los subsidios a los combustibles para amortiguar el efecto de la inflación en los consumidores, a pesar de su alto costo por el ascendente precio internacional del crudo.

Los subsidios a la gasolina, diesel y gas de consumo doméstico han ayudado a mantener a la inflación a un nivel menor al de la mayoría de países de Latinoamérica, pero los crecientes precios del crudo van a llevar a que el costo del programa para el Gobierno ascienda a cerca de 20,000 millones de dólares este año.

"Yo sé que hay gente que no lo percibe, hay gente que no lo entiende o hay gente que incluso nos exige que subamos de golpe los precios. Y no lo vamos a hacer porque queremos proteger a las familias más pobres", dijo Calderón en un discurso en Quintana Roo.

"Un litro de gasolina en México vale más o menos 7 pesos 10 centavos (0.69 dólares), un poquito menos; un litro en Europa, ¿saben cuánto cuesta? 25 pesos el litro de gasolina", agregó.

Otros países en Latinoamérica, incluyendo Brasil y Venezuela, también subsidian los precios de los combustibles para ayudar a mantener la inflación bajo control, políticas que algunos economistas creen que sólo demoran un golpe de precios inevitable.

En México, los cada vez más costosos subsidios a los combustibles utilizan el ingreso extra que recibió el Gobierno por las exportaciones de crudo a precios récord del primer trimestre.

Calderón enfrenta las críticas de analistas de Wall Street, que quieren que México reinvierta sus utilidades petroleras en exploración para revertir una caída en las reservas de crudo e impulsar la alicaída producción.

Los especialistas aseguran que el Gobierno está dilapidando las ganancias por los altos precios del crudo en lugar de gastarlas en proyectos como carreteras, escuelas, refinerías y plataformas petroleras, cosas que impulsarían el crecimiento económico.

El dinero apartado este año para subsidios a los combustibles es más de lo que el Gobierno mexicano gasta anualmente en educación.

Los críticos dicen que la gente pobre de México que no maneja autos se beneficia mucho menos de los subsidios a la gasolina que los ricos propietarios de camionetas todo terreno.

Ahora ve
No te pierdas