'Operación Partida' de EU llega a su fin

Tropas de la Guardia Nacional culminarán el próximo mes su despliegue en la frontera con México sus miembros asumieron tareas de apoyo, como identificar a traficantes e inmigrantes ilegales.
YUMA, EU (CNN) -

Tropas de la Guardia Nacional de Estados Unidos culminarán el próximo mes un despliegue temporal en la frontera con México, que según muchos ayudó a la policía fronteriza a detener el flujo de inmigrantes ilegales.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ordenó en mayo del 2006 el envío de 6,000 miembros de la Guardia Nacional a la frontera suroeste bajo la "Operación Partida", una misión de dos años para ayudar a la Patrulla Fronteriza mientras el Gobierno aumenta el tamaño de la fuerza.

Miembros de la Guardia Nacional de todo Estados Unidos asumieron tareas de apoyo, entre ellas el identificar a traficantes e inmigrantes ilegales, construir vallas y caminos de acceso en el marco de la operación, que termina el 15 de julio.

Los arrestos en el límite internacional de casi 3,200 kilómetros, una de las medidas para mejorar la seguridad, cayeron a menos de 880,000 el año pasado, en comparación con los cerca de 1.2 millones del año anterior al inicio de la operación.

"Ha sido extremadamente efectiva", dijo Raymond Crumby, supervisor de operaciones en terreno de la Patrulla Fronteriza en el sector de Yuma, en el oeste de Arizona.

"Desde el comienzo, la operación tuvo un efecto inmediato en el tráfico en el área", agregó.

En el sector Yuma, la guardia construyó más de 32 kilómetros de barreras para vehículos y peatones, identificó intentos de ingreso ilegal e incluso ayudó a dar servicio a los vehículos de vigilancia, entre otras tareas, lo que permitió que la Patrulla Fronteriza volviera a la frontera.

Los arrestos en el sector, donde decenas de inmigrantes tratan de cruzar a gran velocidad la frontera en las llamadas "Corridas Banzai" superando en número a la policía, cayeron a un promedio actual de 10 intentos al día desde los más de 380 que se registraban antes del inicio de la operación.

"La Operación Partida fue la piedra angular para nosotros", dijo Crumby, agregando que ayudó a la fuerza a recuperar el control del sector.

"Nos dio la plataforma para poder avanzar desde ese éxito", afirmó.

Retiro prematuro

El envío de tropas a la frontera fue ideado como una medida provisional mientras la Patrulla Fronteriza aumenta su número de agentes de los 12,000 que tenía hace 2 años a cerca de 18,000.

La fuerza tiene actualmente cerca de 16,500 agentes y la Patrulla Fronteriza dice que está en camino de cumplir su meta de contrataciones antes de fin de año.

Sin embargo, muchos en la zona fronteriza lamentan la partida de las tropas de la Guardia Nacional.

Los gobernadores de los estados fronterizos de California, Arizona y Nuevo México escribieron a los líderes del Congreso en abril, solicitando que la "altamente exitosa" operación fuese extendida, advirtiendo que su retiro era prematuro.

La carta, firmada por los gobernadores Bill Richardson, Arnold Schwarzenegger y Janet Napolitano, señala que la Patrulla Fronteriza no ha cumplido su meta de reclutamiento y destaca las demoras en la implementación de la "valla virtual" de alta tecnología que debería mejorar la seguridad en zonas de la frontera suroeste.

"Es irresponsable retirar el apoyo actual de la Guardia Nacional sin la infraestructura y el personal de tiempo completo necesarios para cubrir brecha", advirtieron.

En tanto, en el Condado Yuma, autoridades dicen que la operación permitió a la policía gastar menos recursos en crímenes relacionados con la frontera como el tráfico de drogas y lamentaron el retiro de los miembros de la guardia nacional.

"Me gustaría que se quedaran (...) ellos nos hicieron mucho bien, sólo con su presencia", dijo el comisario Ralph Ogden.

"Hicieron un lugar más seguro para estar y volvieron nuestros trabajos más sencillos", agregó.

Ahora ve
No te pierdas