Ecuador interviene dos canales de TV

El gobierno de Rafael Correa irrumpió en las instalaciones para incautar equipos por una quiebr la ocupación provocó una fuerte caída de los bonos del país y la renuncia del ministro de Finan
Los dueños de las televisoras acusaron al presidente Rafael

Ecuador intervino el martes dos televisoras dentro de una operación de incautación contra un grupo empresario por la quiebra de un banco, en una medida que provocó la renuncia del ministro de Finanzas pero que podría mejorar la popularidad del Gobierno de cara a una consulta.

La intervención, que afectaba a las estaciones Gamavisión y TC Televisión, ambas de señal abierta a nivel nacional, fue tomada por la estatal Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) para comprobar si son propiedad del grupo Isaías, que protagonizó una quiebra bancaria hace una década.

La medida, que según los canales de televisión es un ataque a la libertad de prensa, provocó la peor caída en los bonos ecuatorianos desde mediados de junio, con los inversores atemorizados a una radicalización en los planes del presidente Rafael Correa de llevar a su país hacia el socialismo.

El mandatario, que desde que asumió en enero del año pasado prometió renegociar la deuda externa del país y dar al Estado mayor poder sobre la economía, nombró a una ex gerente de la AGD, Wilma Salgado, para reemplazar en el Ministerio de Finanzas al saliente Fausto Ortíz, quien se negó a avalar la incautación dictada por el organismo.

La AGD también tomó las instalaciones de otras 193 empresas, incluidas un canal de cable, firmas camaroneras, agrícolas y petroleras, para comprobar si aún son propiedad del grupo Isaías, que llegó a ser uno de los más importantes del país hasta que la crisis bancaria de 1998 llevó a la bancarrota a su unidad Filanbanco.

Decenas de policías permanecían desde horas de la madrugada en el interior de los canales, que transmitían programas grabados como telenovelas, según un testigo de Reuters.

"Es una medida administrativa que busca precautelar el interés pÜblico. Se trata de mantener operado los canales y no hay que temer, pero sí busca recuperar los activos que nos pertenecen a los ecuatorianos", dijo Salgado a periodistas.

Según analistas, la incautación podría fortalecer la popularidad de Correa de cara a una consulta popular que planea realizar en septiembre sobre una nueva Constitución de corte socialista.

La crisis bancaria que se desató en 1998, y que llevó al país a dolarizar su economía en el 2000, golpeó la confianza de la población en el sistema financiero y desprestigió a los grupos empresarios propietarios de las entidades fallidas.

Las compañías incautadas pasarán a formar parte de un fideicomiso hasta que la AGD vea si deben ser liquidadas para garantizar los depósitos de la entidad quebrada, finalizando con una larga lucha del Estado por lograr que el grupo devuelva el dinero a los depositantes.

Correa designó a dos administradores al frente de las estaciones de televisión, las cuales aseguraron que la medida es un ataque contra la libertad de prensa.

Ataque a la libertad de expresión

El presidente de Gamavisión, Álvaro Dassum, dijo a periodistas que su estación, con una programación con fuerte contenido de telenovelas, no es propiedad del grupo Isaías.

"El Gobierno quiere callar a medios de comunicación que se han dedicado a decir la verdad", afirmó Dassum en referencia a críticas lanzadas por Correa contra medios que cuestionaron su estilo duro para implementar su plan socialista.

Los dos canales intervenidos no tenían un fuerte discurso opositor, aunque algunas vences realizaron cuestionamientos al Gobierno.

En tanto, la Superintendencia de Telecomunicaciones cerró la radio Sucre de la ciudad portuaria de Guayaquil por no cumplir con una serie de requisitos para renovarle la licencia.

Correa había criticado en las últimas horas a los directivos de la radioemisora por convocar a una marcha contra la inseguridad en la ciudad.

Ahora ve
No te pierdas