G8: Llueven críticas por costo de cena

El grupo se dio un banquete de lujo con 19 platillos y tomó sake en tazones de 1,000 dólares; el tema de la noche fue la crisis que están ocasionando los altos precios de los alimentos.
TOYAKO, Japón (AP) -

Aunque el alza en los precios de los alimentos tiene preocupado a medio mundo, es ahora el costo de una cena lo que está causando muestras de indignación.

Cuando los líderes del Grupo de los Ocho países más industrializados del mundo (G-8) brindaron con sake en una cena, no lo hicieron precisamente con vasos de plástico. Utilizaron una edición especial de piezas de laca japonesa, procedentes de la población de Wajima, frente al Mar de Japón.

Cada tazón de madera llevaba pintada una flor de cerezo en el fondo, con las iniciales de los líderes de cada país participante,Japón, Estados Unidos, Rusia, Canadá, Italia, Rusia, Alemania y Francia, y tenía un costo de 1,000 dólares.

Pero si la vajilla llamó la atención, los 19 platillos servidos a los comensales han causado escándalo, incluso entre otros líderes mundiales.

''No he visto el menú, pero creo que con dos platos se come bien'', dijo el miércoles a medios de su país el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, acerca del banquete. España no forma parte del G-8.

El menú corrió a cargo del chef japonés Katushiro Namakura, y se le bautizó como ''Bendiciones de la Tierra y del Mar''. La selección de platillos, desde erizos de mar, cordero, pescado, mariscos y ternera, buscaba ser representativa de los ingredientes de Hokkaido, la isla septentrional donde se realizó la cumbre.

El costo y la abundancia de la cena han sido objeto de críticas, particularmente ante el hecho de que, durante el encuentro, uno de los temas principales era el alza en los precios de los alimentos, que ha generado protestas en varios países y temor de estallidos sociales. Países emergentes participantes en el ''grupo ampliado'' de la cumbre, como México y Brasil, advirtieron que millones de personas podrían caer en la pobreza extrema por el aumento en los precios de productos básicos.

Dominic Nutt, de la organización ''Save the Children'', consideró ''hipócrita'' que el G-8 hablara de crisis alimentaria y derrochara semejante lujo en su cumbre.

 

Ahora ve
No te pierdas