Cuba dará tierras a particulares

El gobierno busca incentivar a su sector agropecuario para aminorar las importaciones de alimen los agricultores recibirán entre 13.4 y 40.6 hectáreas, pero deberán pagar un impuesto especial
Raúl Castro da una nueva dosis de realismo a los cubanos ant
LA HABANA (CNN) -

El presidente cubano, Raúl Castro, aprobó la entrega de pequeñas extensiones de tierras ociosas en usufructo a los agricultores, buscando atenuar el impacto de las importaciones de alimentos sobre la economía, según un decreto difundido este viernes.

Los agricultores recibirán entre 13.4 y 40.6 hectáreas por un plazo renovable de entre 10 y 25 años, dijo la ley publicada por Granma, el diario del gobernante Partido Comunista.

"Existe actualmente, por diferentes razones, un porcentaje considerable de tierras estatales ociosas, por lo que se hace necesario la entrega de tierras en usufructo a personas naturales o jurídicas, con el objetivo de elevar la producción de alimentos y reducir su importación", dijo el texto fechado el 10 de julio.

Los productores deberán pagar un "impuesto por la utilización de las tierras", cuyo monto no fue especificado.

La extensión de tierras ofrecidas es menor a las 66 hectáreas entregadas en propiedad a los agricultores en una reforma agraria de 1961, dos años después de la revolución.

Pero la noticia fue aplaudida el viernes por campesinos como Reinel Chávez.

"Me dieron otra caballería de tierra (13.4 hectáreas) y puedo rotar más los cultivos. Dándole recursos a los campesinos es como más se puede producir", dijo desde su tractor en una finca donde planta granos y hortalizas en San Antonio de los Baños, a unos 35 kilómetros al sudoeste de La Habana.

Cuba importa el 85% de sus alimentos, cuyos precios se dispararon en los últimos meses.

Según cálculos oficiales, Cuba gastará este año 2,554 millones de dólares en importar 3,423 millones de toneladas de comida, 1,000 millones de dólares más que el año pasado.

La entrega de más tierras había sido anticipada por Castro en un discurso la semana pasada ante el Parlamento.

"¡Hay que virarse (volverse) para la tierra! ¡Hay que hacerla producir!", dijo el presidente.

Castro prometió además "otras medidas" para estimular la producción agropecuaria.

Phil Peters, un experto en Cuba del Lexington Institute de Washington, cree que Raúl Castro está actuando de forma lenta, pero decidida.

"Poner más tierras en manos de agricultores privados es la forma más segura de aumentar la producción agrícola cubana. Si los impuestos no son demasiado altos, esto permitirá lograrlo", dijo.

El Estado, que controla más del 90% de la economía cubana, supervisará el rendimiento de las tierras entregadas en usufructo.

"Todo incremento de tierras estará condicionado a que las existentes estén en plena producción", dijo el decreto.

Las tierras no podrán ser vendidas ni cedidas a terceros, pero los agricultores tendrán "derecho" a sus frutos.

El decreto ofrece hasta 13.4 hectáreas a los productores sin tierras y hasta 40.6 hectáreas a quienes ya estaban cultivando campos. No está claro qué extensión será ofrecida a las cooperativas.

El préstamo será por 10 años para agricultores individuales y por 25 años para las cooperativas, ambos renovables según los resultados.

Desde que reemplazó en febrero a su convaleciente hermano Fidel en la presidencia, Raúl Castro adoptó modestas reformas para mejorar la calidad de vida de los cubanos.

La reactivación de la agricultura es el eje de su estrategia económica.

Según Raúl Castro, la superficie de tierra cultivada cayó un 33% durante la última década.

Para revertirlo, emprendió un proceso de descentralización de la toma de decisiones en la agricultura, redujo la burocracia y liberó la venta minorista de insumos.

La tarea promete ser titánica. Sólo el 45% de las 6,620 hectáreas arables de Cuba están actualmente cultivadas, según la estatal Oficina Nacional de Estadísticas.

Ahora ve
No te pierdas