Cofepris, a ordenar la industria

La dependencia pondrá en línea a las farmacéuticas, que mueven 14,000 mdd anuales en México; también tiene en la mira al sector nutricional y cosmético, cuyo valor conjunto es de 7,000 mdd
Miguel Ángel Toscano, nuevo titular de Cofepris, va contra q

A menos de tres meses de su llegada, advirtió que tocará puerta por puerta a las tres industrias hasta ahora casi intocables. Recién nombrado titular de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), Miguel Ángel Toscano (34) quiere poner en línea a las empresas farmacéuticas que mueven 14,000 millones de dólares (mdd) anuales en México y tienen sólo hasta 2010 para renovar sus registros sanitarios y permisos para seguir vendiendo productos.

Además, quiere reorganizar y vigilar otros dos sectores: el nutricional, valorado en 1,500 mdd anuales, y el cosmético, que se divide un pastel de 5,500 mdd.

En marzo dejó la Secretaría de Economía (SE), donde se desempeñaba como secretario técnico de Planeación, Comunicación y Enlace, para tomar las riendas de este órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud.

No la tendrá fácil. Ya había buscado el puesto pero ahora llega a una Cofepris envuelta en escándalos de corrupción, por la importación ilegal de seudoefedrina, bajo presupuesto y sólo 200 verificadores para vigilar tres de las industrias más poderosas y con mayor variedad de productos en el país (en EU, las tareas se dividen hasta en cinco agencias).

¿Por qué Miguel Ángel Toscano? Quizás por su cercanía con Felipe Calderón, por la necesidad del gobierno de un golpe efectivo en las áreas donde se cuela fácilmente el crimen organizado y por ausencia de un puñetazo en la mesa de un organismo con muchas manchas en su haber.

Toscano, graduado en Economía por el ITAM y especializado en Políticas Públicas y el Poder Legislativo, fue diputado federal por el PAN de 2003 a 2006, y dejó cierta huella en la 59 Legislatura, cuando reveló los nombres de diputados supuestamente sobornados por las tabacaleras, entre los que se encontraban miembros de su propia bancada.

Antes, como representante en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (2000-2003), propuso el aumento del impuesto predial en inmuebles de alto valor. Ahora, aparece como el candidato ideal para llevar esta Comisión, creada en 2001, y con mucho por lavar en casa.

Su antecesor, Juan Antonio García Villa (quien, según la versión oficial, dejó el mando por motivos de salud), tuvo que lidiar con el caso de tres empleados acusados de ayudar al empresario chino Zhenli Ye Gon a conseguir documentación para importar ilegalmente seudoefedrina.

En 2007, la Secretaría de la Función Pública advirtió de complicidad y negligencia de la Comisión por permitir la importación de seudoefedrina para la elaboración de drogas sintéticas. García Villa también cargó con la fama y los pleitos que dejó el primer Comisionado Federal, Ernesto Enríquez Rubio, que firmó acuerdos con la industria tabacalera a cambio de beneficios fiscales.

¿Qué acciones urgentes va a tomar?
Vamos a entrarle a todo. Iniciaremos con programas de información de riesgos. Hay productos como las bebidas energizantes que se volvió una moda combinarlas con alcohol. Por ahora no voy a retirar el producto pero sí estoy obligado a alertar a la población que es muy peligroso mezclar una bebida energizante con un depresor del sistema nervioso.

Hay cierto auge de multivitamínicos y productos herbolarios, ¿habrá revisión?
Sí. Los vitamínicos no son necesarios ni le aportan valor proteico o calórico al cuerpo humano.

Si México tiene el segundo lugar mundial de obesidad es porque, también, la Comisión que dirijo no ha sabido comunicar lo que realmente le puede poner en riesgo.

Sobre las leyendas de ‘este producto es responsabilidad de quien lo consume y lo recomienda’, me parece delicado, así que ya (este año) vamos a revisar el tema de suplementos alimenticios y herbolarios e insistir en la publicidad engañosa.

Desde este mes (julio) vigilaremos con un nuevo sistema de monitoreo en línea para poderlos retirar y sancionar.

¿Qué ocurrió con la exigencia de mayor información pero legible en el etiquetado de los productos?
Estamos en esta discusión. Hay una idea para ‘semaforizar’ (con colores) los ingredientes como grasas, calorías, sodio y otros. En Inglaterra se aplicó la medida con buenos resultados. Si lo hiciéramos en México, 80% tendría algún semáforo rojo. Debemos buscar un etiquetado que informe al consumidor. Hoy, yo no entiendo el contenido nutrimental.

Ahora, ¿quién dictamina las porciones? Cada quien te refleja lo que le conviene. Es un tema que estamos trabajando con la Secretaría de Economía y con el Congreso de la Unión. Las empresas es difícil que le entren a este asunto.

La Comisión ha comenzado a regular las importaciones de seudoefedrina, ¿qué otras sustancias dañinas todavía ingresan a México?
Hay una en particular que es muy delicada: el clembuterol ¿por qué está prohibido?, porque es altamente dañino para la población. Estamos trabajando con Sagarpa para revisar que los ganaderos no lo pongan en el forraje para el ganado.

Es importante el engorde –no es lo mismo una vaca de 600 que de 1,000 kilos–, pero hay afectaciones para el consumidor (dolor de cabeza, fiebre y náuseas) y es muy dañino.

Hoy, 80% de los casos ocurren en estados como Aguascalientes, Morelos, Hidalgo, Zacatecas. En 2003 se importaban unos 9,000 kilos de clembuterol, el año pasado sólo entraron 2,500 kilos y este año ingresaron 700 gramos.

A pesar del cerco está entrando de manera ilegal. Estamos trabajando con Hacienda y la PGR para detectar las redes detrás de este tema que representa muchos millones de pesos. De ahí saltamos a los rastros y el procesamiento de la carne. El 50% de este país procesa la carne en condiciones terribles y si en verdad la gente conociera un rastro, estoy seguro de que más de uno se vuelve vegetariano.

Hay cierta sensación de injusticia en el sector farmacéutico por la posibilidad de que se elimine el requisito de planta, ¿continuarán con el proyecto?
Hay que eliminarlo. El requisito de tener un laboratorio en el país para vender medicamentos se cumple, pero muchos son muy chiquitos y hacen un producto pero importan 100. Ya perdimos un panel con El Salvador (ganaron un recurso internacional por violar tratados internacionales). Hoy podría entrar producto de ese país sin el requisito de planta. Si cualquier otro país recurre a un panel internacional, perdemos. Y nos pueden sancionar con multas que van desde 4,000 hasta 5,000 millones de pesos.

Si hay un alud de productos, ¿qué hará la Cofepris?
No tenemos personal, infraestructura física ni tiempo suficientes. Estamos en pláticas con la SE y Hacienda para decirles que sí aplicamos la medida pero necesitamos más personal, tiempo y dinero. Si lo logramos, en un año o dos podemos estar eliminando el requisito de planta.

¿Cómo garantizarán la calidad de los medicamentos?
Hoy, en cualquier país del mundo, el laboratorio que busca el permiso paga los viáticos del verificador y el costo del trámite es de unos 20,000 dólares y te formo en la fila; la verificación tarda entre seis y ocho meses. Pondremos más controles en India y China.

Sobre el Registro Sanitario de Medicamentos, ¿los costos del proceso podrían elevar precios?, ¿ya respondieron los medicamentos similares a la convocatoria?
Todos los medicamentos que existen en el mercado deben presentar pruebas de calidad. Tenemos registrados cerca de 40,000, pero sólo quedarán 10,000. Los laboratorios deben hacer pruebas caras: los genéricos deben aplicar pruebas de bioequivalencia que cuestan 800,000 pesos, más el registro de Cofepris, entre 44,000 y 70,000 pesos.

No habrá alza de precios al consumidor, ahora, muchos genéricos van a entrar al mercado a competir en condiciones claras. El Dr. Simi ya respondió. La información que tenemos de ellos es que están listos para presentar la renovación de sus medicamentos.

¿Cuál será el siguiente sector que entrará a revisión?
Estaremos desregulando productos como toallas femeninas, pañuelos desechables y papel de baño. Casi todas las empresas traen estándares muy altos de calidad y no vale la pena que se sometan a pruebas, cuando hay verdaderos riesgos sanitarios. Está el mercado de los cosméticos, para ver si utilizan sustancias permitidas. El 95% cumple con las normas. Vamos a retirar la crema WhiteSecret (blanqueadora de Genomma Lab), pues utiliza una sustancia prohibida a nivel mundial. La Cofepris va con todo y esperen acciones nunca antes vistas.

Ahora ve
No te pierdas