México y Texas se alistan para Dolly

Meteorólogos pronostican que el fenómeno se fortalecerá, se convertirá en huracán y tocará tier se espera que produzca una precipitación pluvial de entre 25 y 50 centímetros en la frontera.
McALLEN, TEXAS (AP) -

Los residentes en la frontera entre Texas y México seguían el lunes de cerca el comportamiento de la tormenta tropical Dolly mientras los meteorólogos pronosticaban que el fenómeno se fortalecerá, se convertirá en huracán y tocará tierra.

Se espera que la tormenta produzca vientos fuertes y una precipitación de lluvia de entre 25 y 50 centímetros (10-20 pulgadas) en áreas costeras cercanas a la frontera entre Estados Unidos y México. Funcionarios de manejo de emergencias temen inundaciones mayores y pidieron a los residentes de la costa que se preparen.

Shell Oil dijo que estaba desalojando a sus trabajadores de las instalaciones de perforación en la costa del Golfo de México, y el gobierno federal estaba tratando de decidir si podían iniciar la construcción de una nueva cerca fronteriza, la cual sería combinada con el mejoramiento de diques a lo largo del río Bravo en el condado de Hidalgo.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami emitió una advertencia de huracán del norte de Brownsville a Port O'Connor.

México también anunció una advertencia igual del norte del río San Fernando a Matamoros y para la frontera con Estados Unidos.

Se espera que Dolly toque tierra el miércoles como huracán de categoría uno con vientos sostenidos de 95 kph (74 mph).

Funcionarios de Texas señalaron que no ordenarían evacuaciones a lo largo de la costa a menos que Dolly se fortalezca a categoría tres, con vientos sostenidos de al menos 178 kph (111 mph).

A las 5:00 de la tarde, hora del este de Estados Unidos, el centro de Dolly estaba ubicado aproximadamente 675 kilómetros (420 millas) al este-sureste de la parte baja del Valle del Río Grande.

México retiró su advertencia de tormenta tropical para la península de Yucatán, que estuvo azotada por vientos fuertes y lluvia un día antes.

Dolly se estaba moviendo hacia el oeste-noroeste a 29 kph (18 mph). Se espera que la tormenta disminuya su velocidad gradualmente en los dos días próximos, pero que continué su trayectoria hacía la frontera entre Estados Unidos y México.

Sus vientos máximos sostenidos eran de 80 kph (50 mph). Se espera que éstos alcancen el martes la fuerza de huracán, lo que significaría al menos 119 kph (74 mph).

El gobernador Rick Perry activó 1,200 soldados de la Guardia Nacional y otras cuadrillas de emergencia. Consciente de la evacuación desastrosa previa a la llegada del huracán Rita a la costa de Texas en el 2005 -donde murieron mucho más personas por calor y accidentes viales al huir de la tormenta, que por ésta misma-, Perry también ordenó que se tuvieran listos 250 autobuses en San Antonio.

El gobernador ordenó además que hubiera equipos preparados para mantener el suministro de las estaciones de gasolina y para ayudar a automovilistas varados.

Hay aproximadamente 2 millones de personas en el Valle del Río Grande, el cual incluye el popular balneario de la Isla del Padre. Las autoridades se prepararon para desalojar a residentes de áreas proclives a inundaciones y pidieron a propietarios de casas rodantes en la región sur de la isla que se dirijan a terrenos más altos.

''Esa cantidad de agua representará un enorme problema de inundación para nosotros'', comentó Johnny Cavazos, coordinador de manejo de emergencias del condado de Cameron.

En la tienda Home Depot de materiales para construcción en Brownsville, en la frontera entre los dos países, residentes compraron láminas de madera, generadores, baterías y linternas, dijo el gerente de operaciones de la tienda John Paul Martínez, quien agregó que mucha gente apenas se está enterando sobre Dolly.

''Esperamos una tarde más ocupada cuando la gente salga de trabajar'', señaló Martínez.

Mientras tanto, la tormenta tropical Cristóbal se estaba moviendo hacia el noreste a cerca de 21 kph (13 mph), alejándose de Estados Unidos. Cristóbal estaba ubicado 425 kilómetros (265 millas) al este-noreste de Cabo Hatteras, Carolina del Norte, con vientos máximos sostenidos cercanos a 104 kph (65 mph). Los meteorólogos dijeron que Cristóbal ya no representaba un peligro inmediato para Estados Unidos.

En cuanto al Pacífico, los especialistas pronosticaron que la tormenta tropical Genoveva no amenazaría a la tierra. La tormenta tropical Fausto también se estaba debilitando e internándose al océano.

Ahora ve
No te pierdas