Dolly castiga el sur de Texas

El huracán embistió las costas texanas, arrancó tejados y dejó a miles de hogares sin electrici en Tamaulipas, la fuerza del fenómeno meteorológico arrancó árboles, tendido eléctrico y cartel
El huracán golpeó tierra con vientos de 153 kilómetros por h  (Foto: )
BROWNSVILLE, TEXAS (AP) -

El huracán Dolly embistió las costas de Texas el miércoles con torrenciales aguaceros y feroces vientos, arrancando tejados, derrumbando carteles y dejando a miles de hogares sin electricidad.

El huracán llegó a tener vientos de 160 kilómetros por hora (100 millas por hora). Sin embargo, luego se debilitó como huracán de categoría 1 al llegar a tierra.

El peor temor de las autoridades locales -de que se romperían los diques que contienen al río Bravo y que ello causaría inundaciones masivas- se disipó cuando Dolly se adentró 56 kilómetros (35 millas) al norte de la frontera con México con categoría 2.

Luego pasó por South Padre Island y se debilitó a categoría 1 con vientos de 153 kph (95 mph).

''Los diques están aguantando bien'', dijo Johnny Cavazos, de los servicios de emergencia locales. ''No hay indicio alguno de que el agua vaya a abrumarlos''.

A pesar de los pronósticos, el huracán no azotó la desembocadura del río Bravo. Se temía que lo haría y que ello causaría devastadoras inundaciones a ambos lados de la frontera. Las tormentas atribuidas a Dolly llegaron hasta Houston, a 640 kilómetros de la costa texana.

Tamaulipas

En Matamoros, la fuerza de Dolly arrancó árboles, tendido eléctrico y carteleras, aunque el huracán no pasó sobre la localidad en Tamaulipas. Ante el riesgo de electrocutados por los cables caídos, el servicio eléctrico fue suspendido en la ciudad.

Las autoridades tamaulipecas dijeron que no tenían informes inmediatos de muertes y alertaron a la población de posibles inundaciones.

Unos 4,800 soldados y policías patrullaban las calles de Matamoros para evitar saqueos al tiempo que entregaban alimentos a los 13,000 damnificados que se instalaron en 21 albergues. Las autoridades dijeron que planeaban evacuar a unas 23,000 personas, pero que muchas se negaron.

María Miguel, de 102 años, y siete miembros de su familia abandonaron su vivienda precaria en la aldea pescadora de Higuerilla y pernoctaron en un centro de convenciones de Matamoros. ''No sé si mi pobre casa resistirá la lluvia y el viento'', dijo Miguel.

Los soldados mexicanos intentaron rescatar a las personas atrapadas en el delta del río Bravo. Las tropas lucharon con el oleaje en una lancha neumática para rescatar por lo menos a una familia atrapada en su vivienda, mientras que otras personas tierra adentro se negaron a acudir a los refugios gubernamentales, dijo la vocera de Matamoros, Leticia Montalvo.

''Es gente que no quería salir y ahora están en problemas. No tenemos muchos datos'', agregó Montalvo.

En la localidad texana de South Padre Island, el tejado de un edificio de apartamentos se desplomó parcialmente en la madrugada del miércoles, aunque según los residentes no hubo heridos.

Melissa Zamora, vocera de la aldea, dijo que el desplome del tejado causó una fuga de agua, por lo que varios residentes fueron trasladados.

La carretera que une la isla con tierra firme seguía clausurada el miércoles por la mañana.

Mas de 13,000 usuarios se quedaron sin electricidad en el condado texano de Cameron, donde se encuentra Brownsville, dijo la empresa de servicios públicos AEP Texas. Igualmente falló la electricidad de la isla de South Padre.

Ahora ve
No te pierdas