Dolly deja al menos dos muertos

El fenómeno natural provocó severas inundaciones en Texas y Tamaulipas y las lluvias persisten; miles de personas carecen de electricidad en ambos lados de la frontera de México y EU.
PLAYA BAGDAD, México (CNN) -

Luego de que Dolly azotara como huracán la frontera entre Estados Unidos y México y dejara a su paso al menos dos muertos, grandes zonas de los dos países quedaron inundadas, las lluvias seguían y miles de personas estaban sin electricidad.

Dolly, el primer huracán de la temporada en el Atlántico que impactó en tierra con intensas lluvias y poderosos vientos, se degradó a tormenta tropical tras producir lluvias con acumulaciones de hasta 12 pulgadas en el sur de Texas y el noreste de México, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

"Dolly está produciendo fuertes lluvias mientras se mueve tierra adentro", dijo el Centro en un reporte. "Es muy probable que las torrenciales lluvias causen inundaciones generalizadas", agregó.

Las intensas lluvias y las inundaciones obligaban a los gobiernos de ambos países a mantenerse alertas pese a que la tormenta podría convertirse más tarde el jueves en una depresión tropical.

En la ciudad de Matamoros, en el estado mexicano de Tamaulipas, donde una persona murió por una descarga eléctrica, seguían sin servicio de electricidad unas 120,000 personas y en las calles equipos de limpieza comenzaron a retirar árboles y a levantar semáforos caídos tras el impacto del huracán el miércoles.

Algunas de las 6,000 personas que permanecían en albergues comenzaron a regresar a sus hogares, a pesar de que unos 170 barrios seguían inundados y en sus calles flotaban vehículos.

Autoridades mexicanas dijeron que la prioridad era desalojar el agua de viviendas y calles.

"En la partes bajas de los afluentes del Río Bravo, en el caso de Matamoros, obviamente debemos de apurar que los servicios de drenamiento (drenaje) estén funcionando", dijo el secretario de Gobierno de Tamaulipas, Antonio Torre.

Lluvia constante

Tierra adentro en Nuevo Laredo, que hace frontera con Laredo, Texas, llovía constantemente desde la madrugada del jueves y las autoridades exhortaron a unas 500 personas que viven en zonas bajas a trasladarse a los albergues.

En la localidad de Playa Bagdad, cerca de Matamoros, las ráfagas de vientos de Dolly con una velocidad de 160 kilómetros derribaron algunas viviendas de madera y una iglesia, cuyas bancas quedaron en la calle.

La petrolera estatal Pemex dijo que no hubo afectaciones en su producción por Dolly, aunque tuvo que evacuar a 66 de sus trabajadores en una plataforma del puerto de Tampico.

Dolly se ubicaba en horas de la mañana del jueves sobre tierra cerca de Laredo soplando vientos máximos sostenidos de 75 kilómetros por hora rumbo al noroeste a 15 kilómetros por hora.

A su paso por la Península de Yucatán el fin de semana causó la muerte de un pescador en aguas del Golfo de México y otros tres se encontraban desaparecidos, dijo la Marina.

En Texas, el huracán arrancó techos, tiró abajo palmeras y decenas de miles se quedaron sin energía, pero no hubo reportes de muertos o heridos. En el centro turístico de Isla del Padre los residentes caminaban entre escombros y farolas derribadas.

"Todo se fue, todo se mojó", dijo Amber Acevedo, quien atiende una tienda de pisos que resultó dañada.

El Gobierno del presidente George W. Bush declaró zona de desastre a 15 de los condados en Texas, a donde destinará fondos federales para labores de limpieza y reconstrucción.

Ahora ve
No te pierdas