Contra el Sida: dinero eficaz y rápido

El sistema actual de donación no garantiza que el dinero llegue a tiempo ni a los lugares adecu urgen a cambiar el paradigma y a reconocer mejor las necesidades de cada una de las zonas afect
El financiamiento para combatir el Sida aumentó en 20 veces
Cristina Ávila-Zesatti
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El financiamiento global para combatir la epidemia del Sida aumentó en 20 veces de 8 años a la fecha, hasta alcanzar finalmente la gigantesca cantidad de 10,000 millones de dólares en 2007. Y sin embargo, esta suma hoy resulta insuficiente.

Las necesidades actuales para el acceso universal van a aumentar “de forma dramática” de aquí al 2010, según reconoció el ministro de cooperación para el desarrollo de Holanda, Bert Koenders.

“El último estudio del ONUSIDA afirma que el presupuesto global actual debe cuadruplicarse si queremos llegar a las metas propuestas”, dijo Koenders.

Los países desarrollados se comprometieron, en la reunión del G8 en 2006, a lograr la cobertura universal precisamente para el 2010, aunque esta meta todavía queda lejos en el horizonte actual.

Apenas después de los presupuestos que ponen sobre la mesa Estados Unidos y Gran Bretaña, hoy Holanda es el tercer país que más dona en el mundo para la lucha contra el Sida, aunque el ministro Koenders dijo desconocer la cantidad total invertida, durante su participación en el panel “La Arquitectura del Financiamiento Mundial en la lucha contra el Sida”.

Koenders cuestionó la eficacia y la rapidez con la que se reparten esos fondos globales, puesto que ONUSIDA ha demostrado que las minorías sexuales y los lugares de difícil acceso reciben menos dinero con menor frecuencia, lo que los expone a una situación aún más grave de desprotección.

Durante su participación en la 17 Conferencia Mundial de la Lucha contra el Sida, el ministro holandés de Cooperación para el Desarrollo propuso un nuevo paradigma de financiamiento, con un diagnóstico previo que determine qué se necesita en qué lugares.

“Demos dinero, pero demos dinero eficiente: fondos específicos destinados a metas específicas en lugares determinados”, pidió Koenders.

Donantes y Receptores: una relación difícil

Mphu Ramatlapeng, ministra de salud de Lesoto, apoyó la moción del ministro holandés y expusó además el punto de vista de pequeños países receptores:

“Las naciones pequeñas con problemas de Sida enfrentamos la incomprensión de muchos donantes que se niegan a trabajar en otros modelos diferentes a los suyos y, con frecuencia, para nosotros no es tan fácil adecuarnos a sus directrices, porque no se adaptan a nuestros sistemas de salud”.

Lesoto es un pequeño país que hace frontera con Sudáfrica y que sufre un índice de contagio del virus de 23% de su población; sin embargo, su extensión geográfica reducida lo convierte en menos atractivo para los países que financian la cruzada contra el VIH-Sida.

Datos reciente del ONUSIDA comprobaron que mientras países como Ruanda obtuvieron una cobertura de hasta 2,000 dólares por enfermo para su tratamiento, en otras naciones como la República Democrática del Congo, Sudán o Myanmar, apenas obtenían 150 dólares por cada persona con la infección.

Ahora ve
No te pierdas