A chofer de Bin Laden, 5 años de cárcel

Un jurado militar condenó al asistente del líder de Al-Qaeda por dar apoyo material al terroris el fallo fue emitido por el tribunal de crímenes de guerra autorizado por el gobierno de EU.

Un jurado de militares estadounidenses sentenció el jueves al chofer de Osama bin Laden a cinco años y medio de prisión por otorgar apoyo material al terrorismo.

La sentencia fue entregada por los mismos seis jurados que declararon culpables al yemení Salim Hamdan el miércoles en el tribunal de crímenes de guerra autorizado por el Gobierno de George W. Bush para enjuiciar a los cautivos no estadounidenses por cargos de terrorismo fuera de las cortes civiles y militares regulares.

La sentencia fue bastante mucho más corta que los 30 años pedidos por fiscales militares. Pero el Pentágono dijo que Hamdan podrían seguir detenido incluso luego que finalice su sentencia bajo el argumento de que es un "enemigo combatiente".

El jurado le acreditó los 61 meses que ya ha estado encarcelado, por lo que su sentencia finalizaría en cinco meses, poco antes de que asuma un nuevo gobierno en Estados Unidos.

"Después de eso, no sé que pasará", dijo a Hamdan uno de los jueces, el capital de la Armada Keith Allred.

"Espero que llegue el día en que vuelvas con tu esposa y tus hijas y a tu país. 'Inshallah'", agregó el juez, usando la expresión en árabe que significa "si Dios quiere".

Hamdan fue el primer detenido de Guantánamo en ser procesado para el controversial sistema.

El yemení elevó sus dos manos y las movió en el aire en señal de victoria. El fue capturado en Afganistán en noviembre del 2001 luego de que la invasión estadounidense que siguió a los ataques del 11 de septiembre. Fue enviado a Guantánamo en mayo del 2002.

El jurado le reconoció el tiempo transcurrido desde el día en que fue declarado elegible para el juicio, el 1 de julio del 2003.

Pidió perdón

Previamente el jueves, Hamdan pidió perdón en una audiencia de sentencia por cualquier dolor que sus servicios a Al Qaeda hubieran causado a las víctimas en Estados Unidos.

"No sé que podría darse o presentarse a estas personas inocentes que murieron en Estados Unidos", dijo Hamdan al jurado de seis oficiales militares.

"Personalmente les presento mis disculpas si algo de lo que hice les causó dolor", agregó a través de un intérprete de árabe-inglés.

Un psiquiatra forense que entrevistó al cautivo yemení detrás del alambre de púa en la base naval de Estados Unidos en Cuba informó que Hamdan lloró cuando vio por primera vez la grabación de los aviones estrellándose contra las torres del World Trade Center el 11 de septiembre, y que rezó por las víctimas.

El fiscal John Murphy sugirió que las lágrimas y el remordimiento eran falsos y afirmó que Hamdan debería ser encerrado por al menos 30 años.

Sus acciones "cambiaron nuestro mundo como lo conocíamos, lo cambiaron dramáticamente en nuestro tiempo de vida y quizás lo cambiaron para siempre", dijo Murphy. "Su castigo debería ser tan significativo que elimine cualquier posibilidad de restablecer sus vínculos con terroristas", agregó.

El abogado defensor Charles Swift sostuvo que Hamdan merecía una sentencia menor a cuatro años porque su cooperación con los servicios de inteligencia estadounidenses superaban con creces su culpabilidad como miembro del grupo de chóferes de los vehículos de Bin Laden en Afganistán.

Swift añadió que Hamdan nunca compartió la ideología de Bin Laden y que era meramente un conductor ridiculizado por otros miembros de Al Qaeda como "un simple beduino que cambiaba el aceite

Ahora ve
No te pierdas