La cadena perpetua no funciona: Expertos

La iniciativa para los secuestradores enviada por el presidente Calderón es un proyecto mediáti los analistas indican que no se está combatiendo el problema de raíz, que son las instituciones
Entre el 2006 y 2008 hubo 48 millones de víctimas del delito  (Foto: )
Enrique Duarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La propuesta del presidente Felipe Calderón para aumentar el castigo a los secuestradores a cadena perpetua, no repercutirá para que ese delito disminuya su incidencia en el país, coinciden varios expertos en seguridad social.

“Se ha demostrado que en los países donde se han aumentado las penas o inclusive donde existe la pena de muerte de que esta no repercute desafortunadamente en la disminución de la delincuencia y por tanto de los secuestros”, dijo el analista del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, René Jiménez Ornelas.

El investigador refiere que el anuncio del mandatario mexicano sólo es una acción mediática donde no existe una declaración concreta de una política de inteligencia y de coordinación entre las autoridades federales y estatales para combatir contra el crimen organizado.

El número de plagios en 2007 creció un 35% comparado con el año previo, de reportarse 325 denuncias en 2006, para el año siguiente fueron unas 438 de ellas, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Otros expertos consideran que elevar el número de años que el delincuente pasará en la cárcel no cambiará nada la situación del secuestro.

“En las últimas dos décadas se ha incrementado en más de diez ocasiones la penalidad contra el secuestro, el resultado ha sido absolutamente nulo”, dijo el experto en seguridad pública del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde), Ernesto López Portillo.

El especialista mencionó en entrevista que se sabe que no es el monto de la pena (la solución), sino (es) la certeza de su aplicación lo que inhibe el delito.

Calderón indicó este jueves que mandará una iniciativa de ley a la comisión permanente del Congreso de la Unión para que el delito por secuestro en el país sea castigado con cadena perpetua.

El ejecutivo federal prevé que el proyecto sea turnado a la cámara de Diputados para su aprobación.

El mandatario agregó en su discurso que desde marzo del año pasado, había enviado otro plan similar, para detener los secuestros, a la cámara de Senadores, por eso mismo exhortaba a los legisladores a retomar el tema en sus próximos debates.

Las dos propuestas sugieren ampliar, dentro del Código Penal Federal, los castigos de prisión a un máximo de 70 años.

La iniciativa que enviará este jueves incluye a secuestradores que pertenezcan a una institución de seguridad pública, para quienes secuestren a menores de edad o personas incapaces, para los que mutilen, torturen o lesionen a sus víctimas y a los que plagien a un menor de edad y traten de llevarlo fuera del país con fines de lucro.

El secuestro de México

Al parecer el debate sobre elevar el castigo a los secuestradores a cadena perpetua se originó luego de conocer que el hijo del empresario Alejandro Martí, de tan sólo 14 años de edad, había sido encontrado muerto en la cajuela de un auto, tras dos meses de secuestro. El incidente se había realzado el 4 de junio en un falso retén de policía.

Los captores del joven Fernando Martí podrían haber sido integrantes de la misma policía judicial; hasta el momento unos 13 policías han declarado en torno a su supuesta participación y otros tres permanecen bajo arraigo.

Qué debe hacer el Estado

Para observar la disminución de los secuestros y de otros delitos de debe renovar a los cuerpos policíacos, depurarlos, debe existir una coordinación entre las instancias federales encargadas de la seguridad pública, y se tiene que perseguir a los funcionarios que estén vinculados con los narcotraficantes, dijo el director del centro de investigación en humanidades del Tecnológico de Monterrey, José Fernández Santillán.

“La elevación de las penas no resuelve nada, desvía la atención del problema central que es mejorar el funcionamiento de las instituciones que están descoordinadas”, dijo en entrevista el catedrático.

Lo único que está haciendo el presidente Calderón es mandar un mensaje de ‘populismo penal’, donde lo único que se espera es generar una percepción positiva de resultados.

“Se tiene que hacer una estrategia de profesionalización, coordinación, control de las instituciones y especialización en los sistemas de inteligencia, con un énfasis en la identificación e intervención de los recursos financieros de las instituciones”, indicó López Portillo.

Las autoridades “no están interesadas en resolver los problemas de fondo como la corrupción” en las instituciones de seguridad pública, aseguró Santillán.

Ahora ve
No te pierdas