Bolivia espera resultados de referondo

Las meses electorales cerraron tras ocho horas de un proceso tranquilo y sin conflictos; para destituir a Evo Morales de la presidencia se necesitan el 53.74% de los votos en su contra
Evo Morales logra quedarse con la Presidencia de Bolivia, de

Los electores bolivianos ingresaron en la tarde del domingo en una tensa espera de los primeros resultados extraoficiales de un referendo sobre la continuidad del presidente izquierdista Evo Morales y de ocho de los nueve prefectos regionales.

La mesas de sufragio comenzaron a cerrar a las 16.00 hora local, tras ocho horas de tranquilo funcionamiento, reportaron cadenas de radio, pero la ley prohíbe a los medios divulgar proyecciones o cifras consolidadas de la votación antes de las 18.00 locales.

La misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos dijo que no hubo irregularidades graves, salvo un incidente en un pueblo amazónico donde la votación resultó demorada porque fue necesario reponer todo el material electoral robado en la madrugada por desconocidos.

La OEA "valora la alta participación ciudadana y quiere expresar su reconocimiento y admiración por el interés y voluntad cívica de los bolivianos que han acudido con toda tranquilidad y buen ánimo a emitir su voto", dijo el organismo en un comunicado.

El presidente Morales dijo que soñaba con la unidad y la profundización de la democracia en Bolivia, tras emitir su voto en una escuela de Villa 14 de Septiembre, en la céntrica región cocalera de Chapare, donde nació a la vida sindical y política.

"Mi deseo es, mi sueño es que haya una gran unidad del pueblo boliviano (...), frente a intenciones separatistas, saludo a ese pueblo boliviano que lucha por su igualdad, por su identidad y sobre todo por la unidad", dijo en alusión a movimientos de autonomías regionales alentados por la oposición derechista.

El mandatario indígena agregó que la revolución socialista que pretendía en Bolivia no era un hecho aislado, porque "en Latinoamérica hay una gran rebelión contra políticas económicas que no resuelven los problemas sociales, los problemas económicos de las grandes mayorías".

"Hoy tenemos la certidumbre de que la gente va a salir a defender una forma de vida, a pelear por la libertad pero con justicia", dijo en el otro extremo el prefecto opositor de Santa Cruz y líder de los movimientos autonomistas, Rubén Costas, mostrándose confiado en su ratificación antes de votar.

Costas sufragó haciendo un paréntesis en la huelga de hambre que realiza desde hace seis días, en una de las protestas antigubernamentales que ha subido la tensión política en la última semana y puso fugazmente en riesgo el referendo.

La CNE dijo que se necesita más de 53.7% de votos para revocar el mandato de Morales, pero sólo el 50% más uno para cada uno de los prefectos.

Día crucial

Morales, el gobernante más popular en el empobrecido país sudamericano en el último cuarto de siglo, obtendría una cómoda ratificación, según todas las encuestas divulgadas.

Pero, la oposición conservadora ha anunciado que, tras la consulta, continuará su campaña para bloquear las reformas indigenistas-socialistas, incluida una nueva Constitución, con que el mandatario pretende "refundar" el país.

El derechista prefecto del departamento central de Cochabamba, el ex militar Manfred Reyes Villa, advirtió que no aceptará el resultado, lo que podría provocar incidentes de violencia en ese distrito al que pertenece la región de Chapare.

Una ratificación del presidente y la caída de algunos prefectos opositores modificaría el escenario en el que la oposición conservadora afincada en las regiones ha logrado bloquear reformas de línea indigenista-socialista de Morales, como nacionalizaciones y la eliminación de los latifundios.

Admitiendo esa posibilidad, el líder de la oposición conservadora, el ex presidente Jorge Quiroga, dijo que el referendo era "de vida o muerte" y daba a Bolivia la oportunidad de sacudirse de la influencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, en el Gobierno.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El Gobierno es un satélite de Chávez (...) y quiere imponer una Constitución centralista que destruirá las instituciones y la economía", dijo Quiroga a Reuters. "El presidente (Morales) necesita divorciarse de Morales y casarse con Bolivia", agregó.

Los enemigos de Morales lo consideran demasiado "sometido" a Chávez y al ex mandatario cubano Fidel Castro, aunque el boliviano mantiene también buenas relaciones con los presidentes Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil y Cristina Fernández de Argentina.

Ahora ve
ONG denuncian espionaje del gobierno mexicano a activistas
No te pierdas
×