Evo Morales, ¿se queda o se va?

Los electores bolivianos decidirán este domingo en un referendo la continuidad de su Presidente se necesitan más de 53.7% de votos para revocar el mandato de Morales, dijo la autoridad electo
Evo Morales estará en la banca del equipo. (Archivo)  (Foto: )
LA PAZ (CNN) -

Los electores bolivianos comenzaron a votar este domingo, en un referendo sobre la continuidad del presidente izquierdista Evo Morales y de ocho de los nueve prefectos regionales, cuya intensa disputa ha puesto al país al borde de la división.

La mesas de sufragio abrieron a las 8:00 hora local, en muchos casos con filas de votantes madrugadores, y funcionarán en forma continua durante al menos ocho horas, informó la Corte Nacional Electoral (CNE).

"Esperamos que sea un día de tranquilidad. Saludamos al pueblo boliviano para que este referendo revocatorio salga muy bien y que gane la democracia y que gane el pueblo boliviano", dijo Morales antes de participar en un desayuno con dirigentes sindicales y periodistas en Villa 14 de Septiembre.

Morales, de 48 años y quien tiene previsto votar luego en la escuela del pueblo, fue recibido con papel picado, guirnaldas de flores, hojas de coca y maíz tostado en esta localidad de la región tropical de Chapare, donde se inició como dirigente sindical y político .

"Antes me sentía como una esclava y ahora estoy muy feliz. Siento que el presidente está más cerca", dijo Delia Chinchaya, una agricultora indígena de 37 años de edad, que llevaba guirnaldas para Morales.

El referendo expresa la "madurez" de la democracia boliviana, en la que hace medio siglo no había voto universal y ahora se realiza la primera votación revocatoria, dijo el presidente de la CNE, José Luis Exeni.

"Llegar hasta aquí no ha sido fácil", dijo en alusión a la polémica jurídica y a las presiones de sectores de oposición que trataron de boicotear la consulta.

No se reportaron incidentes de violencia al inicio del acto electoral, salvo dificultades menores de instalación en algunas de las poco más de 22,000 mesas de votación de todo el país, en las que se espera a poco más de cuatro millones de votantes habilitados.

El organismo electoral dijo que tardará al menos una semana en proclamar los resultados oficiales finales, por lo que el domingo sólo se esperan las proyecciones de cadenas de televisión a partir de las 18.00 horas.

La CNE dijo que se necesita más de 53.7% de votos para revocar el mandato de Morales, pero sólo el 50% más uno para cada uno de los prefectos.

Morales, el gobernante más popular en el empobrecido país sudamericano en el último cuarto de siglo, obtendría una cómoda ratificación, según todas las encuestas divulgadas.

Pero la oposición conservadora, movilizada tanto contra el mandatario indígena como contra el mismo referendo, ha anunciado que, tras la consulta, continuará su campaña para bloquear las reformas indigenistas-socialistas, incluida una nueva Constitución, con que el mandatario pretende "refundar" el país.

El derechista prefecto del departamento central de Cochabamba, el ex militar Manfred Reyes Villa, advirtió que no aceptará el resultado, lo que podría provocar incidentes de violencia en ese distrito al que pertenece la región de Chapare.

Una ratificación del presidente y la caída de algunos prefectos opositores modificaría el escenario en el que la oposición conservadora afincada en las regiones ha logrado bloquear reformas de línea indigenista-socialista de Morales, como nacionalizaciones y la eliminación de los latifundios.

Admitiendo esa posibilidad, el líder de la oposición derechista, el ex presidente Jorge Quiroga, dijo el sábado que el referendo era "de vida o muerte" para Bolivia y llamó a derrotar a Morales "para evitar la imposición de una nueva Constitución socialista que nos hundirá por los próximos 25 años".

Los enemigos de Morales lo consideran demasiado "sometido" al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y al ex mandatario cubano Fidel Castro, aunque el boliviano mantiene también buenas relaciones con los gobernantes Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil y Cristina Fernández de Argentina.

Ahora ve
No te pierdas