La lucha en Osetia del Sur no termina

Rusia asumió el control de Tskhinvalomo y Georgia pidió un cese al fuego con la salida de su tr Estados Unidos condenó "las peligrosas y desproporcionadas" acciones de las fuerzas rusas.
A pesar de la retira de las fuerzas de Georgia, el enfrentam  (Foto: )

Georgia ofreció un cese del fuego y negociaciones de paz el domingo, tras sacar sus tropas de la capital de la región separatista georgiana de Osetia del Sur, pero los combates continuaban y Rusia exigió una retirada incondicional.

Estados Unidos condenó "las peligrosas y desproporcionadas" acciones de las fuerzas rusas, reflejando la alarma occidental por la escalada del conflicto. Francia, que ocupa la presidencia de la Unión Europea (UE), envió a su ministro de Relaciones Exteriores en una misión de paz.

Tropas y tanques rusos tomaron el domingo temprano el control de Tskhinvali, la devastada capital de la región de Osetia del Sur, luego de una batalla de tres días. Moscú dijo que murieron 2,000 civiles y miles más quedaron sin casas en una "catástrofe humanitaria".

El conflicto entre Rusia y su pequeño vecino ex-soviético Georgia estalló el jueves por la tarde cuando Georgia envió fuerzas a retomar el control de Osetia del Sur, una provincia pro rusa que anunció su independencia de Georgia en la década de 1990.

Rusia, que había brindado apoyo a los separatistas y que actuó como fuerza de paz en la provincia, respondió enviando tropas y tanques cruzando su frontera sur a través de las montañas del Cáucaso a Osetia del Sur, para hacer retroceder a los georgianos.

El conflicto alarmó a países occidentales, que consideran a Georgia un valioso aliado, debido a su posición estratégica sobre una ruta de tránsito de energía, que lleva petróleo desde el Caspio a Europa.

El conflicto afectó a los mercados rusos. Los inversionistas en Rusia vendieron rápidamente acciones y rublos el viernes preocupados porque las hostilidades aumenten.

Estados Unidos dijo que si Rusia escala el conflicto podría tener un "significativo impacto a largo plazo" sobre las relaciones, e instó a Rusia y Georgia a cesar las hostilidades y volver a las posiciones previas al conflicto.

El presidente Dmitry Medvedev, dijo que Georgia debe retirarse incondicionalmente de Osetia del Sur y firmar un compromiso formal de no atacar a la región.

El ministro de Relaciones exteriores francés, Bernard Kouchner, arribó a Georgia el domingo tarde para mantener conversaciones con el presidente del país, Mikheil Saakashvili, y planeaba continuar a Moscú.

Lucha continúa

En tanto, la lucha continuaba. Un corresponsal de Reuters en el pueblo de Gori, justo al sur de Osetia del Sur, reportó el domingo fuertes bombardeos en áreas cerca de Tskhinvali por la noche, aunque no estaba claro quién estaba disparando.

Aviones rusos bombardearon nuevamente el aeropuerto militar de Tbilisi y una planta de aviación cercana. Una bomba explotó cerca de la pista del aeropuerto civil internacional, aunque Moscú negó que haya atacado esa instalación.

Georgia y Rusia se han acusado mutuamente de causar muchas víctimas civiles desde que comenzó la lucha.

Una fuente del gobierno georgiano dijo el domingo que habían muerto 130 civiles y militares georgianos y que 1,165 fueron heridos, muchos debido a los bombardeos rusos en Georgia. Rusia dijo que no ha atacado objetivos civiles.

La televisión rusa mostró lo que dijo que eran tomas de Tskhinvali, de edificios quemados y civiles heridos que recibían atención médica y sollozantes madres quejándose de falta de alimentos y agua.

"Los tanques georgianos disparaban a todo lo que veían, incluyendo a mujeres y niños", dijo un hombre luego de su evacuación por la frontera a la región rusa de Osetia del Norte.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, acortó su visita a las Juegos Olímpicos el sábado y voló a un hospital de campo en Osetia del Norte, visitando tropas heridas y evacuados, y denunció lo que llamó "crímenes contra su propio pueblo" por parte de Georgia.

Georgia denunció lo que denominó "nueva agresión" de Moscú en Abjasia. Moscú negó tomar parte en alguna operación en Abjasia, fuera de su rol como fuerza de paz.

Ahora ve
No te pierdas