Convenciones políticas alistan seguridad

Denver y St. Paul tendrán policía extra parar mantener el orden en las visitas de Obama y Mccai ambas ciudades recibieron 50 mdd de fondos federales para pagar horas extra y equipo de vigilan
St. Paul afina detalles para recibir a los republicanos. (AP
WASHINGTON (CNN) -

Miles de manifestantes probablemente colmen las calles de Denver y St. Paul en las convenciones republicana y demócrata, en un ruidoso contrapunto a los discursos cuidadosamente guionados de los partidos.

En St. Paul, en donde John McCain aceptará la nominación republicana a principios del septiembre, activistas antiguerra y antiaborto podrían unirse en las calles a policías fuera de servicio movilizados en busca de un aumento de salarios, mientras que autocalificados anarquistas buscarán paralizar la ciudad.

En Denver, en donde Barack Obama aceptará la nominación demócrata a fines de este mes, el Ayuntamiento prohibió recientemente la posesión de "sustancias nocivas" luego de que un concejal advirtió que activistas podrían utilizar baldes de orines o heces contra la policía.

Los activistas dicen que sus planes no incluyen deshechos humanos.

"La intención de esta ordenanza es desprestigiar a los manifestantes y hacerlos parecer como si de alguna manera fueran criminales", dijo el organizador Glenn Spagnuolo en una reciente audiencia del Ayuntamiento.

Las convenciones de nominación presidencial de Estados Unidos históricamente han atraído a activistas de todos los colores, que esperan confrontar al sistema político y abrirse paso al foco de los medios. La convención republicana del 2004, en Nueva York, atrajo a más de 100,000 manifestantes.

Agentes del FBI en cada ciudad expresaron que no estaban al tanto este año de ninguna amenaza específica y creíble contra la seguridad.

Se prevé que las protestas callejeras sean mayoritariamente pacíficas, aunque la Unión Americana por las Libertades Civiles de Minnesota espera 800 arrestos en St. Paul, en su mayoría por infracciones menores durante una marcha contra la guerra que podría atraer a entre 30,000 y 60,000 personas.

Aun así, todavía representan un desafío adicional para las autoridades de seguridad, quienes también tendrán que proteger a senadores, gobernadores, al presidente George W. Bush y a cientos de otros peces gordos de la política, junto con los nominados para la elección de noviembre.

La fuerza policial de St. Paul, de 600 miembros, crecerá a 3,500 para la convención, dijo el portavoz de la policía Tom Walsh. La policía de Denver, de 1,400 efectivos, también recibirá refuerzos de toda la región.

Ambas ciudades recibieron cada una 50 millones de dólares de fondos federales para pagar las horas extra, entrenamiento y equipamiento como cámaras de vigilancia.

Las agencias federales han estado planeando estos eventos desde el 2007, dijo el portavoz del Servicio Secreto, Malcolm Wiley.

Ahora ve
No te pierdas