'Fay' llega a Florida sin causar daños

La tormenta tropical tocó tierra en territorio estadounidense llevando lluvias torrenciales; el fenómeno, que no alcanzó la categoría de huracán, no provocó afectaciones graves.
NAPLES, Florida, EU (AP) -

La tormenta tropical Fay tocó tierra el martes por la madrugada en la costa suroccidental de Florida, acompañada de lluvias torrenciales y ventiscas pero nada como la destrucción que vio la zona en 2004, cuando pasó un huracán mortal.

Después de cruzar los cayos de la Florida sin causar daños mayores el lunes, Fay tocó tierra aproximadamente a las 5:00 (09:00 GMT) del martes en Cabo Romano, justo al sur de Naples, con vientos sostenidos de aproximadamente 96 kilómetros por hora (60 mph), por debajo del umbral de huracán, de 119 kph (74 mph).

Cabo Romano es el mismo lugar por donde entró el huracán Wilma, de categoría 3, en octubre de 2005.

La mayoría de las calles lucían abandonadas en las primeras horas de la mañana en Naples, donde la policía ordenó un toque de queda. La lluvia empapó las calles desoladas y cubiertas con hojas de palma y otros escombros menores.

Había inundaciones en algunas zonas urbanas pero ningún informe inmediato de daños graves por la tormenta.

Al contrario de lo que se esperaba, Fay no ganó mas fuerza durante su paso por el estrecho de la Florida y nunca logró el estatus de huracán. La mayoría de los negocios optó por abstenerse de colocar contraventanas u otras protecciones.

Luego de dos años sin huracanes destructivos en la Florida, las autoridades estaban preocupadas de que trajera consecuencias funestas la aparente indiferencia a sus repetidos llamados a la población del estado para que tomara con más seriedad los riesgos de la tormenta.

El martes temprano se informó de apagones aislados, incluyendo a 5,800 clientes en la exclusiva isla Marco, según las autoridades del condado de Collier. Dijeron que 148 personas pasaron la noche en refugios.

Al norte del área de la Bahía de Tampa, el condado de Pinellas retiró una orden de evacuación que afectaba a los residentes de casas rodantes y a otros en zonas vulnerables cuando la tormenta no alcanzó el estatus de huracán, pero las escuelas y las oficinas gubernamentales permanecían cerradas.

Ahora ve
No te pierdas