Migrantes rompen fronteras con una Mac

Cientos de alumnos de una preparatoria de Los Ángeles comunican sus historias gracias a Apple; Marco Torres es el profesor que inculcó en ellos el deseo de triunfar aun lejos de su país.
Mixup diversifica sus ventas con la gama de productos de App
Regina Moctezuma
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Una computadora de Apple y mucha creatividad, fueron suficientes para que David conquistara los oídos de George Lucas. Como la mayoría de sus compañeros, es un joven de padres inmigrantes que vive en Los Ángeles y cuyo ‘don’ es tocar todos los instrumentos del mariachi.

Así, después de adaptar varias canciones de Star Wars al estilo mexicano, se las presentó al director de cine vía iChat y consiguió un excelente empleo: grabar las pistas con Sony Music.

Este es sólo uno de los muchos casos de éxito que surgen a diario de la preparatoria San Fernando Highschool en Los Ángeles, donde hace casi siete años, Marco Torres, también méxico-americano, empezó a dar sus clases utilizando una computadora Mac, con el objetivo de impulsar el potencial de los jóvenes y prevenir el contacto con las pandillas angelinas.

“Marco estudió en Berkeley y vendió su carro para comprar una laptop. Después trabajó con un oficial político, pero decidió ser maestro para motivar a los alumnos a dejar salir la creatividad”, explica Ernesto Hernández, quien fue alumno de Torres y sigue su ejemplo, junto con Miguel Ángel Durán y Elizabeth Rubalcava, dando clases gratuitas, a través de su fundación “Alas Media”, para aprender a usar computadoras Mac.

El 100% de una PC se utiliza para procesar palabras, revisar el correo electrónico y navegar por Internet, en una Mac, sólo el 35% se usa para lo anterior, el restante se enfoca en el desarrollo de la creatividad, destaca Torres.

“Cualquier persona puede usar una computadora, pero el mundo está cambiando y la tecnología es algo importante que uno debe de aprender a utilizar porque se necesita la creatividad […] sólo así eres diferente de los demás y tienes una gran ventaja”, explica Rubalcava, quien califica las clases en San Fernando Highschool como muy instrumentales, como el puente para haber llegado a la universidad, luego de que sus padres apenas concluyeran la primaria.

Cuando Torres empezó a impartir clases a los jóvenes hispano americanos se dio cuenta de dos cosas; de que el uso de la tecnología era como un imán para atraer su atención y que esta población tenía muchas cosas que decir, un estilo de vida que comunicar e infinidad de historias que contar, y la mejor forma de crear y transmitir la información era a través de un dispositivo tan comunicativo como los productos de Apple.

“Lo importante no es enfocarnos en la tecnología, porque siempre cambia, sino en las historias, para que el mundo sepa de dónde venimos y así crear nuestra propia historia”, dice Durán, para quien la plataforma de Mac es la mejor forma de interconectarse con otras personas, en cualquier lugar del planeta.

La firma que preside Steve Jobs detectó, casi desde el principio, el esfuerzo del egresado de Berkeley y ofreció su ayuda para que más estudiantes tuvieran acceso a la tecnología. En la preparatoria angelina había apenas una computadora por cada 500 alumnos, ahora hay una por cada 15.

Ahora ve
No te pierdas