Bill se suma a Hillary en apoyo a Obama

El ex presidente de EU, ante los vítores de los delegados demócratas, respaldó firmemente a Oba Clinton desató un griterío cuando dijo que estaba ahí para preparar la audiencia a Biden: Amo a
DENVER (Agencias) -

Ante una multitud de delegados que lo vitoreaban, el ex presidente estadounidense Bill Clinton se comprometió en la Convención Nacional Demócrata a respaldar firmemente la campaña de Barack Obama para llegar a la Casa Blanca.

Clinton le dijo a la convención el miércoles por la noche que Obama ''tiene una notable habilidad para inspirar a la gente''.

Los demócratas habían aguardado con ansiedad el discurso del ex presidente, debido a que en el pasado había criticado a Obama y había mostrado una posición ambivalente en torno al senador por Illinois.

El ex presidente dijo que a pesar de que su candidata perdió, sumará su apoyo sin cortapisas a Obama.

Algunas de sus palabras más personales estuvieron dirigidas a su esposa Hillary Clinton, presente en la audiencia, quien no pudo ocultar una emotiva reacción cuando Bill Clinton dijo que "mi candidata no ganó".

"Pero estoy orgulloso de su campaña. Ella nunca claudicó frente a su gente y se mantuvo firme sobre los cambios que buscó sobre el futuro que quiere para nuestros hijos", dijo.

"Hillary nos declaró de manera inequívoca que hará todo lo que pueda para elegir a Barack Obama. Ya somos dos… Ya somos 18,000 porque al igual que Hillary quiero que todos ustedes que la apoyaron voten por Barack Obama en noviembre", remarcó.

"Barack Obama está listo para ser presidente", dijo Clinton saliendo al paso al principal flanco de ataque de los republicanos, la supuesta inexperiencia del senador de Illinois.

"Y estoy aquí para preparar a la audiencia para Joe Biden. Amo a Joe Biden", remató ante el griterío de una audiencia que vivió durante su mandato de 1993 a 2001, el periodo de expansión económica más prolongado en la historia moderna de Estados Unidos.

Su discurso recordó al Bill Clinton de sus mejores momentos en sus campañas presidenciales y de sus ocho años en la Casa Blanca, una mezcla de carisma sureño, inteligencia y una capacidad innata de conectar en un nivel emocional con la audiencia.

De buen humor, Clinton buscó zanjar la brecha que se forjó entre la campaña de su esposa y de la Obama durante las elecciones primarias, cuando el ex presidente minimizó el triunfo de Obama en Carolina del Norte y cuando comparó su gesta como un "cuento de hadas".

"La campaña generó tanto calor, que incrementó el calentamiento global", dijo desatando risas de la concurrencia, entre la que se encontraba Michelle Obama.

Clinton asumió además un papel que los demócratas podrían asignarle en la campaña presidencial, como crítico de los republicanos, por la simple comparación entre los logros de sus ochos años en la presidencia, frente al historial de George W. Bush.

El ex presidente enumeró lo que consideró como las fallas de Bush en materia económica, como los salarios decrecientes, y nivel internacional, por la pérdida de la influencia de Estados Unidos en el mundo tras la guerra en Irak.

"Su candidato (de los republicanos) ofrece más de lo mismo, más recortes fiscales a los más ricos. Mandémosles un mensaje: en esta ocasión la tercera no es la vencida", dijo.

Al final de su discurso, Clinton hizo un planteamiento similar al de Edward Kennedy: "Barack Obama nos alejará de la división y el miedo y nos llevará ala unidad y esperanza".


Ahora ve
No te pierdas