Rusia, aislada por conflicto en Georgia

La acción militar en Georgia avivó las tensiones de Moscú con grupos económicos y políticos; la OTAN, Estados Unidos y la Unión Europea han reprobado el reconocimiento ruso a Osetia y Abja
El ingreso de Rusia a la OMC corre peligro por sus acciones  (Foto: )
DUSAMBE/PARÍS (CNN) -

Rusia enfrentaba el jueves el aislamiento diplomático por su acción militar contra Georgia, con sus aliados asiáticos sin ofrecer apoyo y Francia diciendo que los líderes de la UE están considerando imponer sanciones.

Moscú acusó a Occidente de elevar las tensiones con un refuerzo naval en el Mar Negro y dijo que las conversaciones para castigar a Rusia por el reconocimiento de la independencia de dos regiones georgianas disidentes eran el producto de una imaginación "enferma" y "confundida".

El Grupo de los Siete países ricos condenó la "continua ocupación de Georgia" por parte de Moscú y una agrupación de aliados asiáticos, liderada por China y reunida en la capital tayika, Dusambé, no lograron seguir el liderazgo de Moscú en la independencia para las dos regiones disidentes georgianas.

Rusia reconoció el martes a dos regiones rebeldes de Georgia como estados independientes, una decisión que aumenta la tensión en el Cáucaso y pone a Moscú en abierta oposición a las potencias occidentales.

Reprobación generalizada

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, rechazó la decisión. "Esta es una violación directa de muchas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU con respecto a la integridad territorial de Georgia, resoluciones que Rusia mismo ha firmado", dijo De Hoop Scheffer en un comunicado.

"Las acciones de Rusia en las últimas semanas ponen en duda el compromiso de Rusia con la paz y seguridad en el Cáucaso. La OTAN firmemente apoya la soberanía e integridad territorial de Georgia y los pedidos para que Rusia respete estos principios", agregó.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que el reconocimiento por parte de Rusia de la regiones rebeldes era "absolutamente inaceptable" y Gran Bretaña rechazó "categóricamente" el anuncio.

Francia, que ostenta la presidencia rotativa de la Unión Europea, dijo que el bloque quería una solución política.

"(La Unión Europea) examinará las consecuencias de la decisión de Rusia desde este punto de vista", dijo la oficina del presidente Nicolas Sarkozy.

Una portavoz del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo que temía que la acción de Rusia complique los esfuerzos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por encontrar una solución a la crisis.

Díficil sancionar a Rusia

La capacidad de castigar a Moscú es limitada.

La aplicación de sanciones de Naciones Unidas contra Rusia está fuera de discusión porque Rusia tiene poder de veto en el Consejo de Seguridad.

Las grandes potencias también están conscientes de que cualquier acción contra Moscú puede hacer que el país retire su apoyo en la disputa por el programa nuclear de Irán y al tránsito de fuerzas de la OTAN en Afganistán.

La represalia puede estar relacionada con el ingreso de Rusia en grandes grupos internacionales: excluirla del Grupo de los Ocho países más industrializados o bloquear su intento de ingresar a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La crisis estalló a principios de este mes cuando Rusia lanzó un abrumador contraataque luego de que Georgia intentó recuperar por la fuerza su provincia separatista de Osetia del Sur.

Las fuerzas rusas desplazaron al Ejército georgiano de la región rebelde y aún están ocupando algunas áreas pertenecientes a Georgia. El martes, Moscú anunció reconocer a Osetia del Sur y a otra región disidente, Abjasia, como estados independientes.

Francia, actual presidente de la Unión Europea, ha convocado para el lunes a una reunión de líderes de Gobierno de la UE para discutir la crisis georgiana.

"Se están considerando sanciones, así como muchos otros medios", dijo el ministro de Relaciones Exteriores francés, Bernard Kouchner, en respuesta a una pregunta en una conferencia de prensa.

"Estamos intentando elaborar un texto fuerte que demuestre nuestra determinación de no aceptar (lo que está ocurriendo en Georgia) (...) Por supuesto, también hay sanciones", agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, rechazó dichas conversaciones, destacando que Kouchner también sugirió recientemente que Rusia podría pronto atacar Moldova, Ucrania y Crimea.

"Pero eso es una imaginación enferma y probablemente eso se aplica también a las sanciones. Creo que es una demostración de una completa confusión", expresó Lavrov a periodistas en Dusambé.

En tanto las maniobras diplomáticas tomaban ritmo, Moscú también expresó alarma por el refuerzo naval en el Mar Negro, un área normalmente dominada por su flota sureña.

Dos buques de guerra de Estados Unidos están ya frente a la costa de Georgia para mostrar apoyo para su aliado, y Washington ordenó a su buque insignia de la Sexta Flota, la sofisticada nave de comando conjunto Mount Whitney, dirigirse al área, diciendo que entregará provisiones humanitarias.

Ahora ve
No te pierdas