Mapa genético, el negocio del futuro

La firma Pacific Biosciences ofrecerá descifrar el código genético por 1,000 dólares y en minutos; este sector podría aumentar sus actuales ingresos de 1,500 mdd a 10,000 mdd en un futuro.
Científicos trabajan en una máquina que permitirá descifrar
Michael V. Copeland

El Proyecto Genoma Humano invirtió 3,000 millones de dólares (mdd) y 13 años para elaborar el primer mapa de nuestra estructura genética y reducirlo a un código químico de 6,000 millones de letras. Actualmente, con mejores tecnologías y ordenadores más potentes, un laboratorio puede descifrar la secuencia de tu ADN en seis semanas a un costo de 100,000 a 30,000 dólares.  

¿Sorprendido? Bien, pues hoy una empresa llamada Pacific Biosciences promete hacerlo en 15 minutos por menos de 1,000 dls. La compañía californiana asegura que para el 2013 estará lista para el mercado una máquina del tamaño de un horno de microondas que llevará la genómica a las masas.  

El potencial de este dispositivo ha despertado mucho interés en la comunidad de genetistas. “De todas las cosas que he visto en los últimos 20 años, nada ha sido tan revolucionario como lo que desarrolla PacBio. Cambiará todo en la genómica” admite el doctor Eric Topol, responsable del Scripps Genomic Medicine Program en La Jolla.

Genómica en busca de recursos

Si una secuencia genética puede ordenarse tan fácilmente como una resonancia magnética -y pueden compilarse las huellas genéticas de cientos de miles de individuos- los científicos podrán centrar su atención en las mutaciones que causan el Alzheimer, la leucemia o el cáncer de próstata; las compañías farmacéuticas podrían diseñar medicamentos más precisos y los doctores podrían anticipar las enfermedades que tendrás y tratarlas con antelación.

¿Cómo funciona?

Una solución de ADN, que ha sido cortado en minúsculos fragmentos, se introduce en la máquina. Luego esos fragmentos se diseminan sobre una delgada hoja de metal que tiene 3,000 diminutos orificios de 70 nanómetros de diámetro (una milésima parte del grosor de un cabello humano). En cada orificio estará una enzima especial llamada ADN polimerasa, cuyo trabajo es viajar por la hebra de ADN como si fuera una cremallera o zipper, dividiendo la doble hélice y creando una imagen complementaria de cada hebra.

Lo que hace el dispositivo PacBio, en palabras del fundador de la empresa y director de tecnología Stephen Turner, es “escuchar a la naturaleza a hurtadillas” al ‘lavar’ la colección de moléculas de ADN polimerasa con una solución de nucleótidos modificados. Cada nucleótido ha sido marcado mediante fluorescencia que puede ser detectada en una zona de la hoja de metal. Cada vez que un nucleótido se incorpora a la elongación de la cadena, su marca fluorescente muestra un color distintivo. Al detectar y grabar estos flashes de colores, el dispositivo construye un registro de la secuencia de los pares de bases en cada hebra de ADN. Ese registro es compilado por un ordenador que reúne los resultados de todas las hebras en el orden adecuado.

El prototipo de PacBio puede secuenciar un gen a un ritmo de diez pares de bases por segundo. Pero la máquina que planea vender será incluso más rápida, acercándose a los 10,000 pares de bases por segundo.

PacBio no es la única empresa interesada en el mercado genético –que según los analistas podría aumentar sus actuales ingresos de 1,500 mdd a 10,000 mdd-, Illumina, Applied Biosystems y Helicos BioSciences ya cotizan en bolsa, mientras que Complete Genomics y VisiGen Biotechnologies se mantienen privadas. Pero PacBio confía ser la primera en presentar un producto barato y veloz al mercado.

Tanto entusiasmo ha traído esta promesa que incluso un analista en tecnologías de la salud, Ross Muken del Deutsche Bank, afirma: “Estos chicos tienen el potencial de convertirse en el Google de la salud, una empresa que sale de la nada y domina el mercado.”

 

Ahora ve
No te pierdas