Reforma de Pemex, el reto del Congreso

Los legisladores iniciaron un nuevo período de sesiones focalizado en la reforma energética; el presidente Calderón consideró vital su aprobación, mientras la oposición amenza con moviliza
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El Congreso mexicano inició un nuevo período de sesiones focalizado en una reforma energética que el presidente Felipe Calderón consideró vital para la economía en su segundo informe anual de Gobierno, que el lunes envió a los parlamentarios.

Legisladores han dicho que la reforma, dirigida a revitalizar la alicaída petrolera estatal Pemex, podría ser votada entre septiembre y octubre, mientras la izquierda amenaza con retomar movilizaciones por lo que considera una privatización encubierta de la empresa.

"Creo que la reforma de Pemex ya está muy madura y estamos muy próximos a que se dictamine y poder contar con una reforma que apoye la autonomía y fortaleza de Pemex", dijo el senador Gustavo Madero, presidente de la Cámara de Senadores.

El punto más polémico del proyecto de la reforma, enviado en abril al Congreso por el Gobierno, es el que habilita a Pemex a contratar empresas privadas para buscar petróleo y construir refinerías a fin de que México deje de importar gasolinas.

Horas antes del inicio de sesiones el lunes, el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, entregó a los presidentes de ambas cámaras el segundo informe de Calderón, donde asegura que la reforma energética crearía más de 330,000 empleos anuales a través de mayor inversión pública.

Además impulsaría la economía, actualmente debilitada por la desaceleración de Estados Unidos, así como un mayor gasto en escuelas, carreteras y hospitales en un país donde la mitad de la población vive en la pobreza, destacó el informe.

Posibilidades

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyos votos son necesarios para que prosperen las iniciativas en el Congreso y que presentó su propio proyecto energético, ve amplias posibilidades de que la reforma sea aprobada pronto.

"Existen posibilidades muy serias y concretas de que en el corto plazo habría dictámenes de estas iniciativas y habría reforma", dijo el priísta César Duarte, presidente de la Cámara de Diputados.

Este es el primer año que el presidente no se presenta personalmente ante el Congreso para rendir su informe y sólo tiene la obligación de enviarlo según lo establecido en una reforma constitucional derivada de protestas de izquierdistas que aseguran que Calderón llegó al poder por fraude en las elecciones del 2006.

La izquierda, encabezada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), ya había boicoteado la ceremonia anual en los últimos años de Gobierno del conservador Vicente Fox (2000-2006).

Según el Gobierno de Calderón, la reforma energética es urgente porque la producción petrolera, principal fuente de ingresos del país, está en constante caída y a Pemex le faltan recursos para invertir en exploración.

La baja en la producción de crudo pone en riesgo el estatus de México como sexto productor mundial del hidrocarburo, según han dicho directivos de Pemex.

La Cámara de Diputados y el Senado sesionarán hasta diciembre para además discutir y votar el presupuesto federal para el 2009, cuyo proyecto será enviado por Calderón a más tardar el próximo lunes.

También dedicarán especial atención a reformas para combatir la creciente inseguridad en el país.

Ahora ve
No te pierdas