Los guardaespaldas contra el secuestro

Pese al aumento de plagios en México hay unos 1,000 escoltas sin trabajo; “no todos pueden pagar por seguridad”, dice el creador de la Sociedad Mexicana de Guardaespalda
'La droga la consume el que quiere, pero los secuestros aten  (Foto: )

Hijo y hermano de policías, Julio César García quiso estudiar administración, pero la vida lo llevó hacia el negocio de la seguridad. Fue escolta activo por 12 años, pero tras un enfrentamiento se dio cuenta de que las cosas debían cambiar. “Tenía que estar más capacitado y cambiar el proceso de trabajo a uno más discreto y menos violento”.

En 2000 hizo su primer borrador para constituir una asociación. Siete años después, con más experiencia, contactos y madurez, creó la Sociedad Mexicana de Guardaespaldas. Hoy tiene 500 escoltas afiliados. También ha negociado con varias bandas de secuestradores la liberación de las víctimas. Y en 10 años, dice, será secretario de Seguridad Pública.

En 2007 creció 20% la demanda de escoltas, ¿subió la inseguridad o hay más gente que lo puede pagar?

Creció el año pasado, pero en éste disminuye. La gente se va del país con su dinero y se pierden empleos. Hoy tenemos 1,000 escoltas sin trabajo. Todos tenemos riesgo de un secuestro, pero no todos pueden pagar por seguridad.

Usted dijo que quiere ser secretario de Seguridad Pública, ¿aún lo desea?

Claro, en 10 años voy a ser secretario.

En la lucha contra el crimen organizado, ¿qué debe ser prioridad?

El secuestro. En el caso del narcotráfico, la droga la consume el que quiere. Pero los secuestros atentan contra toda la ciudadanía, por eso debe ser prioridad.

¿Cómo lo combatiría?

En octubre de 2005 presenté un programa para erradicar el secuestro y literalmente se rieron de mí. Hoy, de 10 puntos que presenté se están aplicando tres: la idea de emplear dinero para recompensas, protección a testigos y fomentar que los mismos policías denuncien a los corruptos, sin riegos.

Propuse que la policía debía tener un área de investigación con bases de datos sobre quién comete los delitos. También crear un fideicomiso integrado por mandos policiacos, empresarios, jueces, abogados y sociedad civil, para evitar la corrupción y el mal manejo de fondos.

¿Qué propuestas no se incluyeron?

Hacer una alianza gobierno-empresarios para dar estímulos, descuentos, despensas y becas tanto para los policías como para sus familias.

Yo he platicado con empresarios y ellos estarían dispuestos a ofrecer premios especiales para policías.

¿Por qué se han disparado los secuestros?

Cuando se acercan elecciones o hay movimientos políticos la delincuencia baja. Pero hay muchas causas: la deficiente seguridad pública, la poca colaboración entre las autoridades, el mal trabajo de inteligencia y una sociedad que no denuncia al ver un delito.

¿Dónde nace el problema?

Es un problema de sociedad: mala policía, corrupción, pero, principalmente, desempleo y bajos sueldos. Un policía de cualquier país bien pagado no se arriesga a tomar un centavo, porque el Estado le da una forma de vida digna y él se siente protegido. Aquí si tienes un policía honesto, terminando su turno tiene que trabajar como plomero o taxista.

¿Policía única o fragmentada?

Si no puedes controlar unos cuantos elementos, menos un grupo unificado. Creo que podría funcionar más un solo cuerpo, pero, por ahora, no estamos preparados.

¿Mayores penas o instituciones más fuertes?

Instituciones de seguridad más fuertes no, sino inteligentes. De nada sirven penas más largas si hay impunidad. EU gasta millones en filmes y series de TV que glorifican a sus policías, en México parece ser todo lo contrario.

Cada quien tiene el gobierno que se merece. Si la sociedad ataca a sus policías y los ofende, ¿por qué el policía va a estar dispuesto a perder su vida por ella? Hay que educar tanto al policía como a la sociedad. Urge hacerlo.

Ahora ve
No te pierdas