Huracán ‘Ike’ arrasa Cuba

El fenómeno categoría 2 perdió fuerza en su paso por la isla, donde dejó graves daños; podría recuperar intensidad al llegar a la zona petrolera del Golfo de México el martes.
LA HABANA (CNN) -

El huracán Ike se debilitó a Categoría 2 el lunes después de entrar con fuerza en la costa noreste de Cuba, pero los meteorólogos dicen que podría recuperar intensidad mientras avanza a la zona petrolera del Golfo de México en Estados Unidos y posiblemente a Nueva Orleans.

Ike sacudió el noreste de Cuba con vientos de 105 millas por hora (165 kilómetros por hora), lluvias torrenciales y grandes olas. La poderosa tormenta podría debilitarse lentamente a una Categoría 1 en la escala de cinco niveles de Saffir-Simpson, mientras recorre 1.125 kilómetros de la isla, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

La televisión estatal cubana mostró olas enormes en la costa y crecidas del mar que inundaron las calles en la ciudad de Baracoa, cerca del extremo este del territorio.

Mientras fue un peligroso huracán de Categoría 3, Ike remeció el sur de las Bahamas y añadió más desgracia a Haití, el país más pobre del continente y una nación sumamente vulnerable a los deslaves generados por la lluvia.

Funcionarios dijeron que al menos 61 personas murieron por las inundaciones en Haití, además de las 500 muertes de la semana pasada causadas por la tormenta tropical Hanna.

El Instituto de Meteorología de Cuba dijo que la tormenta tocó tierra cerca de Punta Lucrecia en el estado de Holguín, a unos 823 kilómetros al sureste de La Habana.

Ike se ubicaba a 40 millas (65 kilómetros) al sureste de Camagüey, en Cuba, dirigiéndose al oeste a unas 15 millas por hora (24 kph). Se espera que el centro de la tormenta pase por el centro de Cuba durante el lunes y que alcance el Golfo de México tarde el martes, según el CNH.

Según los meteorólogos del organismo, las lluvias del huracán podrían llegar hasta las 20 pulgadas (50.8 centímetros) en Cuba.

Mientras Ike se movía en el Caribe, los residentes en los Cayos de Florida, una cadena de islas conectadas por puentes, comenzaban a ser evacuados por precaución.

No se han reportado muertos en Cuba, donde fueron desalojadas más de un millón de personas en el oriente y centro del país.

En la ciudad de Holguín, unos kilómetros tierra adentro del lugar donde ingresó Ike, la tensión era palpable.

"Hay mucha agua, está lloviendo muchísimo. Dicen que se está acercando. Hay preocupación. Empezaron a romperse cristales", dijo Carmela, empleada de un hotel de la ciudad, mientras se escuchaba ruido de vidrios.

Ike azota Cuba mientras la isla intenta todavía reponerse de la devastación causada hace ocho días por el huracán Gustav, que dañó más de 100,000 viviendas en la provincia occidental de Pinar del Río.

Las lluvias y ráfagas de vientos de Ike destrozaron unas 200 viviendas en Baracoa, además de derribar árboles y postes de luz. Las comunicaciones telefónicas con la ciudad estaban cortadas.

Su impacto económico puede ser devastador, pues si mantiene su trayectoria afectaría las minas de níquel de Holguín, buena parte de las plantaciones de caña de azúcar, y varios importantes balnearios de la costa norte.

La trayectoria más probable de Ike lo llevaría a la frontera de los estados de Texas y Luisiana, pero como los pronósticos de largo plazo tienen un importante margen de error, sería posible que un pequeño desvío lo lleve hacia Nueva Orleans.

El huracán Katrina causó la muerte en el 2005 a 1,500 personas en Nueva Orleans y la costa del Golfo, dejando, además, 80,000 millones de dólares en pérdidas.

Ahora ve
No te pierdas