Huracán ‘Ike’, hacia el Golfo de México

El fenómeno golpeó a Cuba por segunda vez en 36 horas mientras avanza hacia la zona petrolera; se espera que el huracán de categoría 1 se fortalezca al entrar al Golfo de México.
LA HABANA (CNN) -

El huracán Ike impactó Cuba el martes por segunda vez en 36 horas, tras dejar cuatro muertos y miles de familias sin techo en su demoledor recorrido por la isla.

Ike, un huracán de la mínima categoría 1 con vientos de 130 kilómetros por hora, atravesaba Cuba con rumbo noroeste por la provincia occidental de Pinar del Río, arrasada hace apenas 10 días por el ciclón Gustav.

A media tarde del martes se adentrará en el Golfo de México, de donde Estados Unidos extrae un cuarto de su crudo y un 15% su gas natural.

El centro de Ike estaba a 90 kilómetros al sudoeste de La Habana, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

"Es posible cierto debilitamiento a medida que Ike cruza el occidente de Cuba en las próximas horas, aunque se espera que se fortalezca al entrar al Golfo de México", dijo el Centro.

Las autoridades evacuaron a más de 1.5 millones de personas ante la llegada de Ike.

Aún así, cuatro personas murieron en accidentes provocados por el huracán, dos de ellos electrocutados y otros dos en los derrumbes de sus viviendas.

Un ligero desvío hacia el oeste conduciría a Ike hacia la frontera del estado de Texas y México, reduciendo el riesgo para la mayoría de las 4,000 plataformas petroleras de Estados Unidos en la zona.

Cuba, a oscuras

Casi toda Cuba estaba a oscuras, pues kilómetros de cables están en el piso y las autoridades cortaron el suministro para evitar accidentes.

Pinar del Río soportaba su segundo embate en 10 días. Gustav dañó más de 100,000 viviendas el 30 de agosto, además de arrasar con la infraestructura civil y la agricultura.

"Tenemos camas para los pacientes que puedan sufrir heridas. Hemos reforzado las zonas mas vulnerables con brigadas especiales y equipos de terapia intensiva", dijo una funcionaria de la Salud Pública en la ciudad de Pinar del Río.

En la mitad oriental de Cuba, por donde Ike entró en la noche del domingo, fue levantada la "alarma ciclónica" y comenzó la fase de recuperación.

La dimensión de los destrozos provocados por Ike todavía no es clara.

Pero informes de la prensa oficial hablan de miles de techos destruídos, cientos de viviendas derrumbadas, ríos desbordados y postes de electricidad y teléfono por tierra.

El huracán destrozó plantaciones de café y castigó con furia los campos de caña de azúcar del este de Cuba.

Además obligó a cerrar las minas y plantas de níquel en la provincia oriental de Holguín.

“Fantasmas” en La Habana

Los pronósticos sugieren que Ike perdonará La Habana, aunque sus fuertes vientos y lluvias arqueaban palmeras y provocaron al menos 16 derrumbes parciales de edificios en la capital.

"Es tan intensa la lluvia como cuando empezó, por tanto el peligro de inundación por intensas lluvias en nuestras ciudades (...) es importante", dijo el coronel José Betancourt, del estado mayor de la Defensa Civil, a la emisora Radio Rebelde.

Las autoridades evacuaron a 248,000 residentes en las zonas vulnerables de la capital, una ciudad de más de dos millones de habitantes cuyas calles estaban el martes desiertas.

"Es como si La Habana hubiera sido invadida por un ejército de fantasmas", dijo María Valdés, una residente de la capital, mientras ululaban vientos con fuerza de tormenta tropical.

Ahora ve
No te pierdas