Mexicanos disparan vivienda en Texas

Agentes inmobiliarios reportan rápidas ventas de casas y departamentos por compradores mexicano atribuyen auge a la guerra contra el narcotráfico que se lleva a cabo en la frontera México-EU.

Mexicanos que buscan huir de la violenta guerra del narcotráfico están comprando casas al otro lado de la frontera, en El Paso, ayudando a mantener a flote el mercado de bienes raíces de esa ciudad estadounidense, pese a la peor crisis del sector de la vivienda en décadas.

Mientras la guerra entre bandas rivales de narcos deja casi a diario un sangriento tendal de cadáveres en Ciudad Juárez, en el norte de México, cientos de mexicanos de clase media se están mudando a El Paso, al otro lado del río Bravo.

Aunque las ciudades están a una breve caminata de distancia, El Paso ha reportado 12 homicidios en lo que va del año contra los 900 de Ciudad Juárez, campo de batalla por las rutas de narcotráfico entre el hombre más buscado de México, Joaquín "El Chapo" Guzmán, y su rival, Vicente Carrillo Fuentes.

El aumento de compradores mexicanos ha ayudado a sostener al mercado de vivienda de El Paso.

Aunque las ejecuciones hipotecarias anticipadas llegaron entre abril y junio a niveles récord en Estados Unidos, los agentes inmobiliarios de El Paso reportan rápidas ventas en el rango de casas y departamentos entre los 80,000 y los 300,000 dólares, con precios bastante estables.

"Nuestro mercado no es un mercado en caída, comparado con el del resto del país", dijo Dan Olivas, presidente de la asociación de vendedores de bienes raíces del área de El Paso.

"Buena parte de eso está sostenido por un sustancial número de personas de (Ciudad) Juárez que vienen a comprar propiedades por razones de seguridad, por el miedo a los secuestros, la extorsión y la violencia de los cárteles", añadió.

Ya conocida por una ola de brutales asesinatos de mujeres jóvenes en la década de 1990, Ciudad Juárez se ha convertido en la ciudad más violenta de México, dentro de una guerra que ha cobrado unas 2,700 víctimas en el país en lo que va del año.

Unos 1,500 soldados fueron enviados a la ciudad de 1.5 millones de habitantes, pero no han podido contener la escalada de violencia.

La demanda de viviendas en El Paso empezó a incrementarse a principios del año, cuando empezó a aumentar la violencia del narco, y se ha disparado desde entonces. Muchos mexicanos están pagando en efectivo.

Miedo

"Tuve que salir, la violencia, el miedo te agobia", dijo Armando García, un programador de computadoras de 39 años de Ciudad Juárez que acaba de obtener su visa de trabajo de tres años en Estados Unidos y se mudó a El Paso, buscando un departamento de una habitación.

"Estoy alquilando un 'depa' hasta que encuentre un lugar. No pude quedarme ni un día más", comentó al añadir que varios de sus amigos han sido secuestrados o extorsionados.

La mayoría de los compradores mexicanos son familias con niños pequeños. Muchos maestros y dueños de negocios chicos están optando por vivir en El Paso y enviar a sus hijos en escuelas allí, mientras ellos cruzan la frontera a diario hacia Ciudad Juárez para ir a trabajar.

La demanda mexicana es un factor que está ayudando a El Paso a resistir la caída del mercado de vivienda. Texas también ha resistido mejor el derrumbe inmobiliario, con una tasa de inicio de ejecuciones anticipadas de hipotecas de 0.64 por ciento en el segundo trimestre, por debajo del 1.08 por ciento nacional, según cifras del sector hipotecario.

A causa de la violencia en Ciudad Juárez, muchos no han esperado para solicitar por visas de residencia, y usan sus visas de turista fronterizas para cruzar el río y comprar sus casas en Estados Unidos.

Técnicamente eso los hace residentes ilegales, pero los extranjeros no están obligados a presentar documentos migratorios para comprar casas en Texas, dicen vendedores inmobiliarios.

"Algunos de los mexicanos que están comprando casas están comprensiblemente ansiosos de hallar una casa pronto", dijo Dolores Guevara, de DG Realty, quien ha recibido decenas de llamadas de mexicanos en busca de casa desde junio.

El consulado estadounidense en Ciudad Juárez ha dicho que no ha visto un gran incremento en las solicitudes de visas, pero declinó comentar sobre si las autoridades estadounidenses podrían tomar acciones contra los mexicanos que viven en El Paso sin visas de residencia.

Ahora ve
No te pierdas