Cuba pierde 3,000 mdd por huracanes

El país caribeño tuvo fuertes daños en vivienda, agricultura e infraestructura por los fenómeno los huracanes 'Ike' y 'Gustav' azotaron a la isla en menos de 10 días.
LA HABANA (AP) -

Las pérdidas en viviendas, agricultura e infraestructura eléctrica provocadas por dos huracanes que azotaron Cuba en menos de 10 días suman unos 3,000 millones de dólares, según un cálculo extraoficial difundido el jueves.

''Creo que el volumen (oficial) total de las afectaciones materiales económicas no va (a estar) todavía en un tiempo'', dijo el analista económico Ariel Terrero en un espacio matutino de la televisión cubana.

El huracán Ike rugió por dos días a lo largo de la isla de oriente a occidente el fin de semana pasado y sumó su destrucción a la de su predecesor Gustav, que azotó el occidente a finales de agosto.

''En mi criterio personal (la pérdida) va a estar sobre los 2,000, los 3,000 millones'' de dólares, agregó Terrero, quien temió ''quedarse corto'' si se compara los estragos con los de huracanes de años anteriores.

Sólo en contadas ocasiones las autoridades ofrecieron estimados globales de pérdidas oficiales, pero las cifras coinciden con algunos de los balances preliminares dados por el gobierno en sectores específicos.

Por ejemplo, un reporte de la Agencia de Información Nacional, indicó que el Instituto de la Vivienda estimó en unas 200,000 las casas con destrucción (30,000 completamente derrumbadas) por el paso de Ike y unas 120,000 las de Gustav, para sumar unas 320,000.

Un reporte de Cuba entregado a Naciones Unidas, aseguró que a las autoridades les costaba 8,000 dólares construir una casa y unos 1,000 las reparaciones, por tanto en estos ciclones promediarían una pérdida sólo en viviendas de 1,500 millones de dólares.

El gobierno tenía planificado construir en todo el 2008 unas 50,000 casas y hasta antes del huracán tenía un déficit de medio millón.

A estas pérdidas deben agregarse los efectos en la agricultura, sistema eléctrico y telecomunicaciones.

''Estamos hablando de un grupo de sectores que han tenido severas afectaciones: en el caso de la agricultura, no hay actividad agrícola en alguna provincia que no haya tenido algún daño'', agregó Terrero.

Terrero señaló que todas estas pérdidas se producen en ''momentos tensos'' para la isla debido a los altos precios de los alimentos en el mercado mundial, pues Cuba importa alrededor del 80% de su comida.

''Esta situación limita la capacidad de generación de alimentos dentro del país al menos en el corto plazo'', manifestó el analista.

Cuba tendrá este año una factura exterior por comestibles de unos 2,000 millones de dólares. Buena parte de ella se destina a compras a productores estadounidenses, que eliminó de las sanciones la venta de alimentos.

Precisamente el jueves la cancillería cubana reiteró su agradecimiento a Washington por su pesar por el paso de las huracanes pero rechazó la oferta de enviar expertos para evaluar los daños y como en el caso del paso de Gustav demandó que se le permita comprar materiales de construcción o en todo caso se elimine el embargo con más de cinco décadas de vigencia y condenado por Naciones Unidas.

Ahora ve
No te pierdas