Reforma energética en discusión ‘suave’

Los legisladores aún no tocan los puntos más delicados, que podrían estancar las negociaciones; senadores dijeron que se han centrado en planeación, transparencia y rendición de cuentas.
El dictamen de la reforma energética podría darse a finales
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El debate en el Senado mexicano de una reforma considerada clave para revitalizar a la petrolera estatal Pemex ha registrado avances, pero los legisladores aún no tocan los puntos más delicados, que podrían estancar las negociaciones.

Senadores dijeron que hasta ahora las discusiones en comisiones de tres proyectos de reforma, presentados por el presidente Felipe Calderón y partidos de oposición, se han centrado en temas como planeación energética, facultades de la Secretaría de Energía, transparencia y rendición de cuentas.

Pero está pendiente por tratar el punto más polémico del proyecto del Gobierno: el que habilitaría a Pemex a contratar empresas privadas para buscar petróleo y construir refinerías a fin de que México deje de importar gasolinas.

"Los temas más complicados como refinación y contratos, que son los que se aprecian podrían generar más diferencias, no los hemos tocado", dijo el senador del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), Rogelio Rueda, integrante de la comisión de Energía.

La opositora izquierda ve el proyecto de Calderón como un intento de privatizar Pemex -considerado un ícono de soberanía nacional desde que la industria petrolera fuera expropiada en 1938- y amenaza con protestas en caso de que se apruebe.

Dictamen

Un dictamen de la reforma podría ser aprobado en comisiones del Senado a fines de septiembre o inicios de octubre para ser votado en el pleno de la Cámara Alta y enviarlo a los diputados, dijo por su parte el secretario de la comisión de Energía, el senador oficialista Rubén Camarillo.

"Estamos a la mitad justamente en la construcción de los acuerdos", dijo Camarillo.

Según el Gobierno, la reforma energética es urgente porque la producción petrolera, principal fuente de ingresos del país, está en constante caída y a Pemex -sexto productor mundial de crudo le faltan recursos para invertir en exploración.

El mandatario dice que la reforma crearía 330,000 empleos anuales a través de mayor inversión pública, además impulsaría la economía, actualmente debilitada por la desaceleración de Estados Unidos, el principal socio comercial de México.

Tanto el proyecto presentado por el PRI -con fuerte influencia en el Congreso- como el del Gobierno proponen que Pemex firme contratos con empresas y que no se compartirían con privados las ganancias por la producción de crudo.

Para la construcción de refinerías y ductos, el PRI propone que el Gobierno pueda crear organismos descentralizados filiales de Pemex, a diferencia del proyecto de Calderón que plantea que las refinerías sean construidas por privados.

Ahora ve
No te pierdas